La víctima fue un joven de 20 años que forcejeó con el uniformado tras ser liberado. Se encontraba demorado por un supuesto hurto.


Por llevar la bala en la recámara, un policía le pegó un tiro en el pie a un joven de 20 años durante un forcejeo. Ocurrió en el sur de la provincia a los pocos días de que el jefe de la Policía de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, habilitara por resolución a los efectivos a tener el arma lista para disparar.

La policía de Villa Gobernador Gálvez confirmó que el hecho se dio en el frente de la comisaría 29° el viernes pasado. Según el parte oficial, el joven herido por la policial había sido demorada por un supuesto hurto. Cuando fue liberado, horas más tarde, había un joven de 19 años y una mujer, familiares de este, esperándolo.

La mujer insultó a un suboficial y el otro joven -hermano del herido- lo increpó. En ese momento, inició un forcejeo del que también participó el exdemorado y en esas circunstancias se produjo el disparo por “accidente”, según consta en la denuncia.

La víctima sufrió una herida en su pie izquierdo y fue trasladado al hospital. Su hermano fue acusado por “resistencia a la autoridad” y al policía se le inició una causa por lesiones que está en investigación.

Según la denuncia, el familiar del joven levantó “una roca de gran tamaño” del suelo y trató de agredirlo. Después, trató de tomar su arma reglamentaria que tenía del lado derecho de la cintura y el policía agarró entonces su pistola Bersa modelo Thunder pro y se la llevó al pecho para que no se la quitaran. Las autoridades alegaron que “en todo momento” el uniformado tenía “el cañón apuntado hacia abajo“.

Además, la denuncia aclara que la pistola “poseía cartucho en recámara debido a la nueva orden emanada por el Ministerio de Seguridad debido a la violencia ocurrida en la ciudad”.