El cantante Ozzy Osbourne fue entrevistado por el programa Good Morning América en el que aprovechó para contar en primera persona su lucha contra el Parkinson.

“Ha sido terriblemente desafiante para todos nosotros. Hice mi último show de Nochevieja en el Foro. Luego tuve una fuerte caída. Tuve que someterme a una cirugía en el cuello, que me aturdió los nervios”, relató Ozzy junto a su esposa Sharon quien lo acompaña desde 1982.

“Hay tantos tipos diferentes de Parkinson; no es una sentencia de muerte por ningún tramo de la imaginación, pero sí afecta ciertos nervios de tu cuerpo. Y es como si tuvieras un buen día, un buen día, y luego un realmente mal día”, explicó la mujer.

Ozzy sufre Parkinson tipo 2, y tras ser diagnosticado hace un año, tuvieron que realizar varias modificaciones al hogar, así como también bajar el nivel de trabajo del músico para evitar mayores complicaciones.

“Se me adormeció este brazo por la cirugía, mis piernas siguen enfriándose. No sé si ese es el Parkinson o qué, pero ese es el problema. Cuando me hicieron la cirugía me cortaron los nervios. Hasta ese momento nunca había oído hablar de dolor en los nervios”, narró el cantante inglés que lanzará un nuevo álbum en las próximas semanas.