Según desvela en exclusiva The Hollywood Reporter, Pamela y su marido se dieron el “sí quiero” este lunes en una ceremonia secreta en Malibú. Algo que ninguno de ellos imaginó que acabaría pasando cuando hace 30 años estuvieron saliendo por primera vez sin que la relación llegara a buen puerto.

El invierno no es época de bodas. Nadie quiere que haga mal tiempo en el día más especial de sus vidas. Pero entre queen California ahora no hace frío, y sobre todo que este sería su quinto enlace; Pamela Anderson no ha tenido reparo en elegir esta estación para convertirse oficialmente en la mujer Jon Peters, mítico productor de cine de 74 años y responsable de que existan películas como Flashdance, El color púrpura o el remake de Ha nacido una estrella protagonizada por Lady Gaga.

“Pamela nunca ha desarrollado su potencial como artista. Ella todavía tiene que brillar de verdad. Cuando la conoces hay mucho más que lo que el ojo ve, de otra manera no me habría enamorado de ella”, ha declarado Peters al medio.

“Chicas guapas las hay por todas partes, podría haber escogido a cualquiera en estos 35 años, pero la única que he querido siempre es Pamela”, asegura. “Ella me hace ser salvaje en la mejor manera. Me inspira y ahora voy a protegerla y a tratarla de la manera que se merece”, concluye.

Se da la casualidad que para ambos contrayentes esta es la quinta vez que pasan por el altar. En el caso de Pamela, antes de casarse con Peters lo estuvo con el roquero Tommy Lee, con Kid Rock y dos veces con Rick Salomon. En los últimos años se la ha relacionado también con Julian Assange, del que siempre ha dicho que les une una gran amistad y admiración mutua.

La vida sentimental de Jon Peters también ha sido de lo más movida. Su carrera comenzó como peluquero, trabajo gracias al que conoció en los 70 a Barbra Streissand, con la que mantuvo durante años una intensa relación personal y profesional. Con ella nunca se casó, pero si lo hizo con Henrietta Zampitella, Christine Forsyth, Mindy Peters y Lesley Ann Warren.

Precisamente esta última, nominada al Oscar en 1982 por su papel secundario en Victor o Victoria, fue con la que más tiempo estuvo: diez años. También con la que mejor relación mantiene, como lo demuestra que ella también estuviera presente en la boda de ayer con Pamela Anderson. ¿Será esta la definitiva?