Si bien el hecho ocurrió en la mañana del domingo pasado, la justicia sanjuanina decidió llevar a cabo un juicio abreviado en el cual se condenó al hombre.

Este es el sujeto que fue condenado en un juicio abreviado. (Gentileza Diario de Cuyo)Este es el sujeto que fue condenado en un juicio abreviado. (Gentileza Diario de Cuyo)

En un juicio abreviado bajo el sistema de Flagrancia, Tulco Alexis Rodríguez (23) fue condenado a 3 años y dos meses de prisión efectiva, por haber intentado robar y violar a una anciana en su propia casa del departamento sanjuanino de Rivadavia el pasado fin de semana.

La jornada del domingo pasado no debía presentar ningún tipo de sobresalto para la mujer de 73 años, sin embargo escuchó ruidos y observó un vidrio estallado, además de la figura confusa del hombre tambaleante y sangrando que se abalanzó sobre ella, forcejeó y la tironeó, cuando la anciana apenas se había podido incorporar, y empezó una lucha cuerpo a cuerpo al grito de “¡te voy a violar, te voy a violar!”.

Así fue como en segundos y con un despertar tan repentino como violento, la mañana de domingo se transformó en un amanecer de terror. La víctima no podía creer lo que estaba sucediendo. A su vez, la Policía no podía creer después la reacción que logró tener la septuagenaria.

Según el relato policial sobre aquel día, el hombre ingresó por la fuerza a la vivienda. Iba con intenciones de robar y aparentemente había consumido alcohol o alguna otra sustancia tóxica. Con sus propias manos, rompió los vidrios de la ventana que da al frente de la casa.

Envalentonado por la adrenalina del delito que estaba cometiendo, comenzó a avanzar a tientas por el interior de la vivienda, atravesando el comedor y dirigiéndose al dormitorio de la mujer, dejando tras de sí un reguero de sangre.

La mujer se levantó asustada y sacó fuerzas de algún lado para resistirse al ataque y el forcejeo con el delincuente. Y aunque recibió cachetazos y tironeos, logró asestarle al ladrón un par de golpes y patadas que lo hicieron huir. La anciana comenzó a gritar, un vecino escuchó y llamó al 911, y casi de inmediato la Policía atrapó al malhechor, que fue juzgado en Flagrancia por tentativa de robo.