Los ataques de palomas y cotorras afectaron en los últimos días los sembradíos de maíz y girasol del centro y el norte de la provincia Santa Fe. La información fue denunciada por los productores y confirmada por el Ministerio de la Producción de la provincia.

Según indica el informe semanal confeccionado por la provincia y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, los productores fueron encontrándose a medida que avanzó la cosecha de girasol con la incidencia de esas aves en los rendimientos.

El trabajo indica que “con el avance de la cosecha se fue teniendo conocimiento real de los ataques de palomas o cotorras y sus consecuencias”, en una “situación reiterada campaña tras campaña, pero cada vez con mayor impacto”.