Cruise, una compañía emergente propiedad del grupo estadounidense General Motors, presentó en Estados Unidos un colectivo autónomo sin volante ni pedales.

Se trata de un vehículo sin conductor del que aún no se difundieron detalles sobre su fecha de comercialización ni su precio.

Es “nuestra respuesta a la pregunta ‘¿qué sistema de transporte construiría si pudiera empezar desde cero?’”, explicó el director ejecutivo de Cruise, Dan Ammann, al presentar el vehículo eléctrico llamado Cruise Origin.

“Retiramos el motor. Retiramos el conductor que, la mayoría de las veces, está cansado, distraído, frustrado y con prisa”, explicó. “Retiramos las cosas que están ahí para ayudar al conductor, entre ellas el volante, los pedales, los retrovisores, el limpiaparabrisas y el asiento estrecho”.

Cruise dijo que el Origin es un vehículo diseñado para el transporte compartido, pero no dio detalles sobre su fecha de comercialización ni su precio.

General Motors compró esa empresa en 2016, entrando así en la carrera de varias compañías automotrices por crear vehículos autónomos capaces de cambiar los entornos urbanos, permitiendo viajes compartidos y volviendo inútil el hecho de tener un automóvil propio. Pero, por el momento, los vehículos autónomos se limitan a pruebas en áreas limitadas.