Se trata de un joven de 21 años, quien ingresó el domingo pasado herido por 16 orificios de bala desde la vecina localidad de Villa Gobernador Gálvez. Quedó con custodia policial hasta la audiencia imputativa donde se conocerá su situación policial.

Dos en moto pasaron el miércoles 8 de enero pasado por la vereda de Alzugaray al 900 A y cuando llegaron a la altura de donde estaba la familia Berlari cenando en la vereda  abrieron fuego. La balacera se cobró la vida de Marcelo Alejandro Berlari, de 49 años, y de Antonela Albornoz, de 22, y dejó heridos a otros cuatro comensales. Una de las hipótesis más fuertes de los investigadores fue que este ataque estaba relacionado con el asesinato de Jonatan Ancherama ocurrido el primer día de 2020, ya que dos hermanos Berlari fueron sindicados como los autores de este asesinato e incluso uno de ellos fue detenido e imputado a mediado de mes.

Sin embargo, otra versión extraoficial negó que el ataque a la familia se deba a una réplica por Ancherama y reforzó la teoría de que detrás de la balacera estuvieron miembros de Los Monos. Este miércoles y luego de una serie de medidas, los uniformados de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) dieron con uno de los sindicados como autores del doble crimen: se trata de un joven de 21 años, a quien encontraron internado con datos falsos en el hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) donde llegó el domingo pasado con 16 orificios de arma de fuego.

Voceros judiciales y policiales reconstruyeron que ese miércoles 8 de enero alrededor de las 22 unas siete personas estaban en la vereda de una vivienda de Alzugaray y Pineda cuando desde una moto con dos ocupantes partieron al menos diez disparos. Para los testigos, no hubo un blanco específico, más bien, la intención fue herir a todo aquel que se encontrara en el lugar.

La peor parte se la llevaron Marcelo Berlari que recibió un tiro en el abdomen y Antonella fue herida con un impacto en el pecho. Marcelo fue llevado por vecinos al Roque Sáenz Peña, luego derivado al hospital Provincial, pero el periplo resultó en vano ya que no lograron estabilizarlo y murió. Antonella murió en el Heca, dijeron las fuentes en dicha oportunidad.

Las otras cuatro personas alcanzadas por las balas fueron Lidia F., de 41 años, a quien un plomo le lastimó un pie; Walter Berlari, que fue herido en la pelvis y Rubén Berlari, alcanzado por un proyectil en un pie, al igual que Karen B., de 26. Las víctimas quedaron internadas en el Roque Sáenz Peña.

En el Heca, con 16 orificios de arma de fuego

El caso quedó a cargo de la fiscal Georgina Pairola, quien ordenó una serie de medidas para dar con los dos autores del doble crimen al personal de Homicidios de la AIC. Las tareas investigativa continuaron hasta este miércoles pasadas las 13 cuando los pesquisas se presentaron en el Heca y solicitaron revisar la sala de internación debido a que recibieron el dato que uno de los sospechosos había ingresado herido, detallaron voceros policiales.

Fue en ese marco que en una de los cuartos hallaron a un joven, identificado como Brian Joel D., de 21, que coincidía con la descripción de los testigos. Los investigadores indicaron que luego se enteraron que había ingresado el domingo pasado desde Villa Gobernador Gálvez herido por 16 orificios de bala.

A pesar de los impactos, el muchacho está estable –según los pesquisas– y al ser entrevistado por los uniformados reconoció que había brindados datos falsos sobre su identidad.

El joven quedó con custodia policial hasta que pueda realizarse la audiencia imputativa donde se conocerá su situación procesal, explicaron los pesquisas.

Hipótesis
Desde el día del ataque, los investigadores no descartan que el episodio estuviera relacionado con el homicidio de Ancherama, ocurrido el 1° de enero en Sadi Carnot y Pasaje 503, cuando dos le dispararon por la espalda y en el brazo a unas dos cuadras de la balacera que terminó con la vida de Berlari y Albornoz.

Por este ataque, el 14 de enero pasado, los uniformados hicieron un allanamiento y capturaron a Gastón Berlari, en una vivienda de la cuadra de Alzugaray al 900 A. Luego, el sospechoso de 25 años fue imputado formalmente por la Justicia como uno de los autores del asesinato de Ancherama.

Sin embargo, algunas versiones extraoficiales relacionaron el ataque contra la familia Berlari con algún conflicto que algún integrante de la familia haya tenido con miembros de la banda Los Monos.