La secretaría de Salud municipal señaló que se trata de una pareja que viajó a México pero evoluciona de manera favorable. El primer caso se detectó en la mujer y ahora los estudios ratificaron también el caso de su pareja.

El municipio confirmó el segundo caso de de dengue no autóctono en Rosario en los últimos días tras confirmase el primero el viernes pasado, y por esto solicitaron extremar todas las medidas preventivas de rigor para evitar la aparición de casos autóctonos.

El segundo caso se trata de un hombre de la zona centro de la ciudad, pareja de la mujer que fue la primera a quien se le detectó y que ya había sido confirmada la semana pasada, luego de que acudiera a un centro médico privado con síntomas febriles y dolor corporal.

“Son dos casos de dengue con antecedentes de viaje, es decir no autóctonos”, le confirmó a La Capital el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, al tiempo que explicó que a partir de esa intervención comenzaron a trabajar en el “bloqueo epidemiológico” para disminuir el número de casos confirmados.

No obstante, el funcionario municipal llevó tranquilidad a la población al garantizar que ambos pacientes evolucionan de manera favorable y que no requirieron ser internados porque se trató de un tratamiento ambulatorio que no reviste gravedad.

No obstante Caruana solicitó a la población extremar las medidas preventivas tales como el descacharrado y toda clase de lugares donde puede anidar el vector, ya que el riesgo de vida surge a partir de casos de “reinfección”.

“El problema de las complicaciones es cuando la misma persona se vuelve a infectar con otro serotipo, es decir, genera inmunidad con una cepa, pero aún quedan otras tres clases. Entonces, cuando te reinfectás con el virus, tenés mayores complicaciones de hacer cuadros de hemorragia, pero eso se da en personas que se han reinfectado, que es lo que no pasa en la ciudad”, explicó.

Además, el funcionario municipal repasó que lo más importante a tener en cuenta es que existe “una gran circulación viral” en países limítrofes y norte del país, por eso consideró “importante” la detección temprana de los casos junto al trabajo de prevención, fundamentalmente el descacharrado, que es una de las medidas más efectivas para evitar la multiplicación del vector ante una seguidilla de días cálidos y lluviosos en época estival.