El fiscal Matías Edery señaló que el único detenido tras los allanamientos hechos este domingo en Pérez pertenecería a “una facción” de la banda narcocriminal. Aseguró que la camioneta secuestrada se usó para la fuga después de los disparos contra el edificio judicial

El fiscal que interviene en la balacera contra el Centro de Justicia Penal deslizó que los tiros fueron ejecutados por “una facción” de la banda Los Monos. Agregó que de las tres personas arrestadas este domingo en Pérez, sólo una permanece detenida por la Justicia provincial, ya que las otras quedaron a disposición de las autoridades federales por el hallazgo de marihuana en los procedimientos. Al único sospechoso lo imputarán por haber participado “en el armado de la logística del ataque”.

En conferencia de prensa, el fiscal Matías Edery aseguró que Fabián F., de 27 años, participó “en el armado de la logística del ataque” al Centro de Justicia Penal el pasado 3 de enero. Consultado si el arrestado tiene relación con Los Monos, dijo: “Hace bastante dejamos de hablar de Los Monos como un conjunto de personas. Están atomizados. Podría pertenecer a una facción que es de Cabin 9”.

Según Edery, la camioneta Audi Q3 incautada este domingo en Pérez fue usada para el escape de los sospechosos que dispararon contra el edificio judicial. Agregó que llegaron a ese vehículo por “sus particularidades”. Esas características son el techo y las llantas del rodado, que son de color negro.

“Nunca tuvimos un Audi Q3 vinculado a atentados. La logística se hace en varios autos. Los que se van en la moto dejan ahí las armas y se van en moto sin armas por si son parados”, explicó al tiempo que añadió: “Generalmente para estos atentados se usan vehículos emponchados, que tienen patentes robadas o de otros autos. También vidrios polarizados. Difícilmente (un Audi Q3) sea parado por personal policial”.

Con respecto a los cargos que le imputarán a Fabián F., el funcionario judicial indicó: “Está vinculado por el vehículo. Además, tenemos información de inteligencia que lo vincula a personas que cometen delitos en el barrio”.

Sobre la posibilidad de una posible conexión con el crimen en el casino, señaló que “todos los ataques de enero se analizan en conjunto para entender la lógica de las organizaciones. No hay vínculos con el casino. Podría tener con la familia Cantero. Estos grupos modifican mucho su estructura”.