La aeronave se estrelló en Afganistán y no hubo sobrevivientes. El gobierno reportó que se trataba de un vuelo comercial local pero la aerolínea lo negó. Grupos insurgentes aseguran haber destruido un aparato con oficiales de la CIA.

Los talibanes se atribuyeron el derribo este lunes de un avión estadounidense que hacía labores de inteligencia en el este de Afganistán, matando a todas las personas a bordo, un extremo no confirmado por las fuerzas de Estados Unidos.

El avión se estrelló a primera hora de la tarde en un área controlada por los talibanes en la provincia de Ghazni, y aunque en un principio las autoridades afganas aseguraron que se trataba de un avión comercial de una aerolínea local, esa hipótesis pronto fue perdiendo fuerza a medida que las compañías lo negaban al tiempo que llegaban imágenes del siniestro, que apuntaban a un aparato de EE.UU.

En lo que sí se pusieron de acuerdo tanto los talibanes como las autoridades afganas fue en señalar que no hubo sobrevivientes tras el impacto del avión, aunque se desconoce aún el número de víctimas.

Reivindicación talibán

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid reivindicó en un comunicado el derribo del avión y aseguró que pertenecía a las Fuerzas Armadas estadounidenses, con lo que desmentía también esas primeras versiones oficiales que apuntaban a que se trataba de un vuelo comercial.

“Un avión perteneciente a las fuerzas invasoras americanas fue derribado en la provincia de Ghazni y varios oficiales de alto rango estadounidenses murieron en él”, aseguró el portavoz talibán.

Según Mujahid, se trataba de un vuelo en “misión de inteligencia” y “todos los tripulantes del avión y los oficiales de la CIA (Agencia Central de Inteligencia de EEUU) a bordo murieron”, al tiempo que aseguró que “los restos del aparato y los cadáveres de los tripulantes están en la zona” del impacto.

En las fotografías tomadas en el lugar del accidente difundidas por varios medios locales, se aprecian además símbolos y letras que aclaran algo más el origen estadounidense del aparato, entre ellas una que muestra una parte del ala con las letras USAF (Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, en inglés), con la “F” final incompleta.

La versión de un vuelo comercial

Pese a la reivindicación talibán, Estados Unidos, que mantiene desplegados en el país a unos 14.000 soldados, mantuvo un completo silencio sobre el siniestro, evitando responder a los múltiples intentos de Efe por conocer en Kabul su versión de lo ocurrido.

Antes, tanto las autoridades provinciales como del Gobierno central habían apuntado a que se trataba de un accidente de un avión comercial de pasajeros.