Se trata un proyecto presentado por el concejal de Juntos por el Cambio, Roy López Molina.

El concejal de Juntos por el Cambio, Roy López Molina, presentó un proyecto que busca prohibir las “pintadas ilegales” que existen de Central y Newell’s en distintos puntos de la ciudad. Respecto al crecimiento de grafitis y murales futboleros, el edil aseveró que generan daños en edificios, casas particulares y espacios públicos y además marcan “el territorio para jefaturas, habilitando la venta de droga”.

“Las pintadas ilegales no son inocentes, es sabido que en algunos casos las barras bravas garantizan la seguridad a los esquemas de venta de estupefacientes”, denunció López Molina. “Las pintadas necesitan de litros y litros de pintura. ¿De dónde consiguen el dinero para comprarla? ¿Los barras tienen otros canales de financiamiento más allá de la droga y los trapitos? O hablamos claro o seguimos mirando para el costado y dejamos que las mafias nos dominen”, agregó.

Sobre la iniciativa, el edil de Cambiemos propone que a través de la Comisión de Seguridad y Control del Concejo Municipal de Rosario “avanzar en la discusión con los demás ediles sobre la firma de un convenio que tenga como prioridad la ejecución de un plan para prevenir y reparar los daños producto de las pintadas futboleras. Para ello, necesitamos de la voluntad política del Municipio y así frenar este vandalismo. Roy López Molina sostuvo que el convenio tendrá su debido efecto, siempre y cuando se acompañe de un exhaustivo plan de control y ampliación del sistema de videovigilancia por parte de la municipalidad. “Si el sistema de videovigilancia funcionaría, terminaríamos con la mayoría de las pintadas ilegales”, manifestó.

Además, el concejal asegura que se debe crear “un Centro de Monitoreo Unificado, en el cual estén comunicados todas las fuentes de información disponibles en la ciudad, tanto las cámaras actuales, como las alarmas comunitarias” y asimismo “avanzar en la profesionalización de los equipos que se encuentran trabajando en la videovigilancia de Rosario”.

Por último, concluyó que el gran problema de Rosario “se encuentra en la falta de control”. La Municipalidad necesita recuperar la presencia en la vía pública y ello solamente se logra con voluntad política”, sentenció.

El convenio de “prevención y reparación por pintadas futboleras” propuesto por López Molina:
Funciona en base a tres tareas

⁃ La realización de un relevamiento integral desde el Municipio de mobiliarios públicos o privados dañados con pintadas, grafitis y afiches relacionados con los clubes deportivos de nuestra ciudad.

⁃ Diseñar y ejecutar una campaña de difusión masiva desde el Municipio y desde cada uno de los clubes e instituciones firmantes.

⁃ Iniciar un plan de limpieza y reparación de daños a partir de recursos económicos y humanos compartidos, como ser: la colaboración de figuras importantes de las diferentes instituciones, campaña de adhesión de socios voluntarios para la limpieza, etcétera.