Este miércoles a la tarde, Alberto Fernández, volverá a irse del país a una gira por Europa que lo llevará primero a su encuentro con el Papa Francisco, en el Vaticano, y a otros más con los jefes de Gobierno y de Estado de Italia, España, Alemania, y Francia.

 

El viaje de Alberto F. tendrá distintos momentos políticos. Ahora las fichas están puestas en la cita que Angela Merkel le dio al presidente a último momento para este lunes 3, entre las 20 y las 21.30 hora local, en la sede del gobierno en Berlín. El gesto fue considerado central aquí dado que la agenda de la administración de Alberto F. en estos primeros meses de gobierno está tomada por los problemas de la deuda con el Fondo Monetario y los bonistas. Y Alemania está, después de Estados Unidos, Japón y China entre los países con más votos dentro del Fondo. Fuentes oficiales afirmaron que a la cita con Merkel, quien estará acompañada por sus máximas autoridades del G20 -del que Argentina es miembro- se podría sumar el ministro de Economía, Martín Guzmán.

En este viaje, cuya agenda aún no distribuyó oficialmente Casa Rosada, Fernández será acompañado por una reducida comitiva al igual que en su viaje a Jerusalén de la semana pasada: su pareja y primera dama, Fabiola Yáñez; el canciller Felipe Sola -que fue quien confirmó la cita con Merkel del lunes, y él mismo tendrá encuentros paralelos con sus pares de Alemania y Francia- ​. Al Vaticano también viajaría el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, pero aún no se informó si estará en todo el periplo o sólo en el que hace a la relación con la Iglesia. Tampoco confirmaron la presencia de Guzmán, en Berlín y París. Además, la ministra de Justicia, Marcela Losardo será también parte de la comitiva.

Guzmán, que se encontraba este martes Nueva York con funcionarios del FMI -y ayer estuvo con bonistas privados en el marco de un desayuno en el Consejo de las Américas- va a coincidir en el Vaticano con Fernández. Ocurre que el ministro aceptó participar de un panel en la Academia de Ciencias Sociales del Vaticano que encabeza el arzobispo Marcelo Sánchez Sorondo, y que es parte de un coloquio (Nuevas Formas de Fraternidad Solidaridad de Inclusión, Integración e Innovación del que va a participar Kristalina Georgieva la titular del FMI y también Joseph Stiglitz, el economista Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía.

Aunque no está entre los actores principales del FMI, Francia es uno de los pesos pesados en el G20. Para Alberto F. hay en el mandatario francés una identidad que lo ubica en su anhelada Tercera Posición. Alberto F. busca mostrarse no comprometido con ningún eje. Una posición que también le mostrará al italiano Giuseppe Conte y al español, Pedro Sánchez.

Del otro lado habrá reclamos, sobre todo contra las nuevas reglas de la economía que impide la salida de divisas al exterior.

Otro aspecto del viaje de Alberto F será con la situación social y el nivel de pobreza, de más de un 30%. Y ese diálogo se dará el viernes 31 en Roma, con Qu Dongyu, director de la FAO, la agencia de alimentos y agricultura de las Naciones Unidas. Uno de los aspectos no conocidos de la visita a Roma será la participación del presidente en una Misa en la Iglesia Nacional Argentina “María Santísima de los Dolores”. Ello mostrará al presidente en sus varios aspectos, por un lado su posición a favor de la despenalización del aborto, por el otro, su costado de peronista católico.

Mauricio Macri fue un destacado actor internacional de todos estos líderes, debido a que presentó un rostro amigable de la política y la economía argentina tras los años de tensión con el gobierno de Cristina Fernández. Todos estos gobiernos apoyaron a la Argentina en la crisis financiera en la previa a la cumbre del G20, de Buenos Aires, en diciembre de 2018. Sin embargo, esos mismos líderes fueron los que vieron apagarse la estrella de Macri, en paralelo al aumento de la deuda, la inflación y la pobreza.