La cita fue en Nueva York. El organismo enviará una misión en febrero a la Argentina para seguir con la renegociación.

 

Tras reunirse el lunes con acreedores privados e inversionistas, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió este martes con Luis Cubeddu, el jefe de la misión del FMI para la Argentina, para discutir la renegociación de la deuda con el organismo. A la salida de la reunión, de más de dos horas, Cubeddu le dijo a Clarín que fue un encuentro “extremadamente positivo”.

“Tuvimos una buena conversación y vamos a comenzar a elaborar los pasos a seguir”, dijo Cubeddu, y agregó: “El encuentro fue bastante productivo, muy constructivo”.

Guzmán tiene la misma mirada. “Continuamos dando pasos, es parte de un proceso para la reforma integral. Hablamos de la economía argentina y de la sostenibilidad de la deuda”, le dijo a este diario el ministro, quien también adelantó que la semana próxima se reunirá en Italia con la jefa del FMI, Kristalina Georgieva. “La reunión fue muy productiva”, completó el ministro.

Horas después del encuentro de este martes, el FMI emitió un comunicado en el que confirmó que su directora gerente, Kristalina Georgieva, se reunirá con Guzmán​ durante un evento económico que organizó el Papa Francisco, y que en febrero enviará una misión a la Argentina para continuar con la renegociación.

El venezolano Cubeddu se trasladó a Nueva York junto con Julie Kozak, directora adjunta del departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, para ver a Guzmán este martes por la mañana y poder comenzar a afilar en persona los planes de reestructuración del préstamo de 57.000 millones de dólares que el organismo pactó con el gobierno de Mauricio Macri​, de los que 44.000 millones ya han sido entregados. Los acompañó Sergio Chodos, el representante argentino para el Fondo.

Cerca de las 10 de Nueva York (dos horas más en Buenos Aires), Chodos y Cubeddu ya estaban en el consulado argentino en Nueva York listos para comenzar el encuentro. Poco después llegó Guzmán y comenzó la reunión.

Cubeddu tiene contacto fluido por Whatsapp con el ministro, pero será la segunda vez que se vean personalmente. Se conocieron en una reunión secreta en Washington en noviembre, cuando todavía no había trascendido la designación del economista platense como ministro.

Guzmán se había reunido el lunes con un funcionario del Tesoro estadounidense –ante la consulta de Clarín el ministerio no quiso revelar el nombre del representante-, que viajó a Manhattan para empaparse de los planes del Gobierno para pagar la deuda.

El apoyo del gobierno de Donald Trump​ en el directorio ejecutivo del Fondo es fundamental, ya que Estados Unidos, dado el tamaño de su economía, tiene un poder de voto clave. De hecho, Macri disfrutó de un respaldo crucial del Tesoro para obtener el préstamo más grande de la historia del organismo.

El Gobierno ya ha dicho que no quiere más dinero del Fondo y que buscará aplazar los vencimientos porque primero quiere que la economía del país crezca para después poder pagar. También tiene que reperfilar la deuda con los bonistas, aunque aún no está claro cuál es el plan, la oferta ni la secuencia. Funcionarios del Fondo ya expresaron que las primeras medidas de Fernández fueron “positivas” para estabilizar la economía, pero aún no ven un programa general en base al cual negociar.

En su primer día en New York, Guzmán se reunió el lunes en el Consejo de las Américas con acreedores privados, inversionistas, banqueros y representantes de calificadoras de riesgo. En ese encuentro, el ministro expuso los lineamientos generales del plan de Alberto Fernández, pero no ofreció los detalles que la audiencia esperaba, como una clara hoja de ruta sobre el reperfilamiento de la deuda y el plan económico para pagarla. Según dijeron los asistentes consultados por Clarín, no hubo demasiadas novedades y no se mostraron los números, por ejemplo de las metas fiscales y la inflación.

El presidente Alberto Fernández dijo el domingo que la Argentina “necesita una definición medianamente rápida sobre el problema de la deuda”, pero tanto el Fondo como los inversionistas buscan señales claras del Gobierno sobre cómo será la renegociación y el futuro plan económico.

Guzmán llegó a Nueva York luego de que los acreedores de la provincia de Buenos Aires rechazaran la propuesta del gobernador Axel Kicillof y se extendiera el plazo para reestructurar la deuda al 5 de febrero. Esta estrategia está coordinada con la nacional, dijo el ministro.

En la reunión del Consejo de las Américas, Guzmán dijo que la Provincia había logrado una adhesión del 26% en lugar del 75% que buscaban. El representante Chodos señaló luego que Guzmán había dicho que la provincia había logrado una “rápida primera adhesión”, pero que también hay bonistas que todavía “no han mostrado una posición constructiva”. Si la propuesta no prospera, Guzmán advirtió que eso podría generar “un cambio en las reglas de juego”.

Wall Street interpreta que el Gobierno busca una apuesta agresiva con los privados, lo que podría llegar a una complicada negociación que se extienda más allá del 31 de marzo, fecha para la que el Presidente dijo que espera tener todo el tema de la deuda solucionado.

El ministro partirá de regreso a la Argentina por la noche y días después viajará al Vaticano, donde el 5 de febrero participará en un seminario organizado por el Papa Francisco.