A uno lo trompeó y al otro le destrozó el celular contra el pavimento. Había bloqueado una rampa para discapacitados.

 

Un salvaje episodio se registró en la vecina localidad de San Lorenzo, donde un automovilista cometió una clara infracción pero se negaba a ser multado. Y no solo eso, sino que reaccionó de la peor forma golpeando a los inspectores y rompiendo el celular de uno de ellos.

El hecho ocurrió el lunes, cuando el conductor de una camioneta estacionó el vehículo encima de una rampa para discapacitados, bloqueando su uso. Momentos después llegaron dos inspectores para sancionarlo, algo que el hombre no se tomó nada bien.

Bajo la excusa de que estaba trabajando, algo dudoso porque estaba acompañado por dos menores que serían sus hijos, empezó a los gritos y hasta llegó a trompear a un agente. Al otro le quitó el celular y lo estrelló contra el pavimento.

Una chica que iba con el irascible señor intentó controlarlo en varias ocasiones, pero no hubo caso, según consignó SL24. Mientras tanto, los inspectores filmaban la escena y amenazaban con llamar a la policía, algo que se desconoce si se concretó.