Durante la conmemoración por el 75 aniversario de la liberación del campo de exterminio, Frank-Walter Steinmeier subrayó que el “veneno del nacionalismo” se está infiltrando en su país.

El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, aseguró este miércoles que los “espíritus malignos” del odio y el antisemitismo están volviendo a emerger en el mundo, durante un discurso en Berlín en conmemoración por los 75 años de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz e insistiendo con un mensaje que ya había transmitido en Jerusalén la semana pasada.

En el acto, realizado ante el parlamento alemán (el Bundestag), participó también el presidente de Israel Reuven Rivlin, y entre los parlamentarios había miembros del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

“Me gustaría poder decir con convicción, en particular delante de nuestro invitado de Israel [Rivlin] que ‘nosotros los alemanes lo entendimos’. ¿Pero cómo decirlo cuando el odio y la agitación se extienden, cuando el veneno del nacionalismo se infiltra de nuevo en los debates, incluso aquí?”, dijo, en referencia a la presencia de los representantes de AfD, una fuerza que ha estado creciendo en los últimos años hasta convertirse en la tercera más importante en el país.

“Los espíritus malignos del pasado están volvieron a aparecer hoy en día bajo una nueva apariencia. Más aún, están presentado sus ideas autoritarias y etno-nacionalistas como una visión, una mejor respuesta a los problemas de nuestro tiempo”, señaló.

Rivlin, por su parte, dijo que “un antisemitismo feo y extremo ronda por Europea, de la extrema derecha a la extrema izquierda”. “Europa vuelve a recibir la visita de los demonios del pasado”, agregó.-

Aunque descartó un nuevo exterminio de los judíos como el que cometieron los nazis, Rivlin pidió combatir “el comienzo de un nuevo antisemitismo” alimentado según él por los discursos sobre “la pureza de la raza” y “el nacionalismo”.

El jueves Steinmeier estuvo en Jerusalén durante los actos de conmemoración por los 75 años de la liberación de Auschwitz realizados en Israel.

Allí ofreció una oración en hebreo al inicio de su discurso ante el Foro Mundial del Holocausto, durante el cual ya había advertido sobre los “espíritus” del racismo y el antisemitismo que estaban “emergiendo con una nueva apariencia”.

“Bendito eres Tú, Dios nuestro, Rey del Universo que nos diste vida, nos sostuviste y nos permitiste llegar a este momento”, comenzó recitando en hebreo el mandatario. Se trata de la bendición Shehecheyanu, reservada para ocasiones especiales.

“Esto es un obsequio y un acto de justicia poder tener la posibilidad de presentarme ante ustedes aquí en Yad Vashem en este día. Estimado Presidente Rivlin, Estimado Moshe Kantor, muchas gracias por vuestra invitación”, agregó, antes de referirse al resurgimiento de los “espíritus malignos”.

El campo de exterminio de Auschwitz fue liberado el 27 de enero de 1945 por tropas del ejército soviético. Los nazis habían evacuado a la mayoría de los prisioneros, y los soldados encontraron allí 7.000 personas enfermas y desnutridas, 600 cadáveres sin enterrar y la evidencia de una matanza sistemática y sin precedentes.