Dos delincuentes con antecedentes protagonizaron un violento robo en la ciudad. Mientras uno de ellos esperaba afuera listo para huir, el otro ingresó a mano armada amenazando a los presentes. Se llevaron un celular y dinero en efectivo pero finalmente fueron aprehendidos por la policía.

En la noche de este martes, un delincuente irrumpió en un comercio ubicado en la intersección de Vicente López y Las Heras mientras otro lo esperaba en el exterior. Allí, en presencia de quienes atendían en ese momento y de clientes que se encontraban en el lugar, el malviviente logró robar dinero en efectivo a punta de pistola.

En diálogo con Radio Casilda, una de las victimas del hecho brindó su testimonio en primera persona. “Es la primera vez que sufro un robo. En el momento nos asustamos mucho”, dijo Dalma, una de las dos empleadas que se encontraban a cargo del lugar al momento del robo.

“Eran las 21:20, yo estaba atendiendo y mi compañera en las góndolas. Había un chico esperando con un nene y una chica a la que estaba atendiendo. Cuando ella lo vio entrar escondió la billetera y el celular mientras que el otro cliente amagó para irse pero no lo dejó”, relató.

Según detalló la joven, el ladrón “entró, empezó a buscar plata y me decía que le dé lo recaudado. Ésta caja –se refiere a la caja registradora -, cuando se abre, se vuelve a cerrar y no se puede abrir de nuevo por lo que se puso nervioso”. Al tiempo que agregó que el delincuente actuó bajo la reiterada amenaza “que nadie se mueva o lo mato”.

Por último, la mujer contó que una vez que el malviviente decidió salir del lugar, volvió sobre sí para sacarle el teléfono a su compañera emprendiendo luego la huida final junto a su cómplice que lo esperaba listo para escapar en una moto.

Ambos fueron finalmente detenidos. Los jóvenes ingresaron a una vivienda ajena en Nueva Roma intentando ocultarse pero no tuvieron suerte. Hasta allí llegó personal de Comando Radioeléctrico, Policía Motorizada y de la Agencia de Inteligencia Criminal para proceder con su aprehensión. Los dos quedaron alojados en la Alcaldía loca a la espera de la correspondiente audiencia imputativa.