En la madrugada del miércoles, se llevaron dos ventiladores, una computadora, útiles escolares, el teléfono y el medidor de la EPE. Esta institución recibe a 400 niños del barrio.

La escuela Parroquial de Alto Verde, Jesús Resucitado, viene padeciendo una saga de robos durante el verano. Durante la madrugada del miércoles sufrió el tercer ingreso de malvivientes en lo que va del año.

En esta oportunidad, los delincuentes rompieron vidrios y candados, forzaron puertas y se llevaron dos ventiladores, una computadora, útiles escolares, el teléfono y el medidor de la EPE.

“Estamos muy tristes y tenemos mucha impotencia porque estos elementos son para los niños del barrio y a muchos de ellos los compramos con el esfuerzo de la gente que hizo de todo para conseguir el dinero para adquirirlos”, señaló Lourdes Palacios, directora de la Institución educativa.

Además, la docente sostuvo que en la policía le dijeron que tienen solo dos efectivos para recorrer el populoso barrio costero durante las noches.