La Policía detuvo en la madrugada del viernes a un muchacho que portaba tres bidones con nafta y ya había rociado parte de las instalaciones. A las 5 de este sábado, las llamas destruyeron el ingreso del local. No hay heridos.

La segunda es la vencida. En la madrugada del viernes, tras un aviso, la Policía detuvo a un joven que, con dos bidones de nafta, intentó iniciar un incendio en el boliche bailable Punta Arena de Capitán Bermúdez. Un día después, en las primeras horas de este sábado, el fuego sí se encendió en la puerta del local, en lo que se presume la consumación del atentado. El sitio estaba vacío, por lo que no hubo heridos.

Los daños en Punta Arena, ubicado en calle Gutemberg al 300, se circunscribieron a la zona del ingreso. El fuego se inició alrededor de las 5. Bomberos zapadores de la Unidad Regional XVII de Policía y sus colegas voluntarios de Capitán Bermúdez acudieron para apagar las llamas, que destruyeron mampostería de madera y artefactos eléctricos.

Conocido el siniestro, en el local se presentó también uno de los dueños del boliche, identificado por la Policía como Pablo González. La Justicia ya tomó el caso e inició las actuaciones para determinar el origen de las llamas, que en principio se presume intencional por el antecedente de la previa.

En la madrugada del viernes, el sistema de alarmas del boliche se activó y disparó un aviso a la Policía. Personal del móvil que fue hasta el local detuvo a un muchacho que portaba tres bidones con nafta y ya había rociado con el combustible parte de las instalaciones, en el ingreso. El joven quedó detenido y fue puesto a disposición de la Fiscalía de la ciudad de San Lorenzo.