Las personas se encuentran en la ciudad de Qom y su infección fue reportada por el ministerio de Salud del régimen de Teherán. Hay también varios enfermos sospechosos que han sido puestos en cuarentena.

Los infectados se encuentra en la ciudad de Qom, unos 120 kilómetros al sur de Teherán, y dieron positivo en un test preliminar, informó el jefe de comunicación del ministerio, Kiyanoush Jahanpour.

Las autoridades estaban ahora haciendo pruebas adicionales sobre los enfermos, cuya nacionalidad no había sido reportada ni tampoco si habían viajado al exterior recientemente.

Jahanpour aseguró también que en las últimas 48 horas los casos sospechosos de coronavirus en el país aumentaron sorpresivamente, tras lo cual se confirmaron las dos.

“Se han enviado equipos médicos a Qom y las personas sospechadas de estar infectadas están bajo cuarentena”, señaló Jahanpour, de acuerdo a ISNA, una agencia semi-estatal iraní.

Bautizado recientemente como COVID-19, esta nueva cepa de coronavirus brotó en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, en diciembre de 2019.

Desde entonces se han producido más de 2.000 muertos y 75.000 infecciones, en su inmensa mayoría en China y en la provincia de Hubei, con un total de 15.000 pacientes completamente recuperados.

Los números superan en gravedad a los efectos del virus SARS, el anterior brote de coronavirus ocurrido en 2003.

Asistencia para detectar nuevos casos

Citando un estudio realizado por el Centro de control y prevención de enfermedades de China, con una muestra de 72.000 personas, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó el lunes que más del 80% de los pacientes sufren una forma leve de la enfermedad.

Tedros ha destacado las medidas que están llevando a cabo diferentes gobiernos frente a este virus, del que se han registrado, fuera de China, 804 casos y tres muertes en 25 países, recordando que la OMS ha enviado equipamiento a protección personal a 21 estados y que en las próximas semanas enviarán a otros 106 países.

Además, el director general del Organismo de Naciones Unidas ha informado de que para final de semana unos 40 países de África y 19 de América tendrán ya la capacidad de detectar el nuevo coronavirus.