El dueño de Austral Construcciones está acusado de lavar dinero junto a sus cuatro hijos, contadores y abogados.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que ahora depende del gobierno de Alberto Fernández, solicitó condenar al dueño de Austral Construcciones, Lázaro Báez, socio de Cristina Kirchner en emprendimientos hoteleros, a ocho años de prisión por lavado de dinero en la “ruta del dinero K”.

El ente recaudador, a cargo de Mercedes Marcó del Pont, también pidió 7 años y 6 meses para Martín Báez, 5 años para Leandro Báez, 5 años para Luciana Báez y 4 años y 6 meses para Melina Báez.

Para Leonardo Fariña, “imputado colaborador” durante el proceso, planteó 6 años de prisión efectiva al considerar que las pruebas aportadas por el financista no fueron importantes, según publicó Infobae.

La AFIP además pidió penas para los abogados y contadores de la familia Báez y Austral Construcciones: 7 años y 6 meses para Jorge Chueco, 7 años y 6 meses para Daniel Pérez Gadín y 7 años para Fabián Rossi.

Lázaro Báez cumplirá el 5 de abril cuatro años bajo prisión preventiva luego de que el juez federal Sebastián Casanello le ordenó a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detenerlo en la pista de San Fernando al considerar que el empresario no tenía plan de vuelo y que eso representaba un peligro de fuga.

“La ruta del dinero K” quedó al descubierto cuando Jorge Lanata la reveló en 2013 en Periodismo Para Todos (PPT). El periodista entrevistó a Fariña y a Elaskar, dos financistas de la maniobra, que confesaron en televisión sus aportes para que Báez pudiera lavar dinero de la obra pública.