Estados Unidos y los talibanes anunciaron hoy que firmarán un acuerdo de paz que busca poner fin a más de 18 años de conflicto en el país asiático el próximo 29 de febrero.

Estados Unidos y el movimiento islamista talibán anunciaron hoy que el 29 de febrero firmarán un acuerdo de paz que busca poner fin a 18 años de guerra en Afganistán, el conflicto militar más prolongado de la historia de Estados Unidos.

El anuncio llegó horas antes de que los talibanes, Estados Unidos y el gobierno afgano confirmaran que a partir de mañana comenzarán a implementar un acuerdo ya anunciado de “reducción de la violencia” o alto el fuego durante una semana.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, dijo que si la tregua tiene éxito, Estados Unidos firmará un acuerdo de paz con el movimiento insurgente el 29 de febrero, coronando más de un año de negociaciones entre ambas partes en Qatar.

“Luego de décadas de conflicto, hemos llegado a un entendimiento con los talibanes en torno a una reducción significativa de la violencia en todo Afganistán”, escribió hoy Pompeo en Twitter.

“Este es un paso importante en el largo camino hacia la paz, y llamo a todos los afganos a aprovechar la oportunidad”, agregó.

Los talibanes confirmaron el acuerdo para firmar el pacto con Estados Unidos el 29 de febrero.

“Tras las largas negociaciones (…), ambas partes han acordado firmar el acuerdo en presencia de observadores internacionales” el sábado 29 de febrero, afirmó la formación insurgente en un comunicado citado por la agencia de noticias EFE.

Luego de los siete días de tregua y de la firma del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, los rebeldes comenzarán a negociar la paz con el gobierno de Afganistán, según el acuerdo general alcanzado en Doha y anunciado la semana pasada.

El gobierno afgano no ha participado de las negociaciones en Doha.

Estados Unidos espera que a partir de ambas negociaciones pueda comenzar a retirar a sus soldados de Afganistán casi 18 años después de invadir el país para derrocar a los talibanes del gobierno por dar refugio al líder de Al Qaeda Osama Ben Laden.

El objetivo de las negociaciones entre talibanes y gobierno afgano sería un alto el fuego nacional y una retirada escalonada de fuerzas estadounidenses, que totalizan unos 12.000 soldados y que según el Pentágono podrían reducirse a 8.000 “con el tiempo”.

Los talibanes, además, se comprometieron a no dar refugio a organizaciones “terroristas” internacionales como Al Qaeda, según dijeron la semana pasada fuentes de ambas partes en declaraciones en “off” a varios medios estadounidenses.

Uno de los jefes de la delegación afgana en Qatar, Abdul Salam Hanafi, dijo la semana pasada que luego de firmar el acuerdo de este mes, Estados Unidos y el gobierno afgano liberarán a 5.000 prisioneros talibanes y los rebeldes liberarán a 1.000 prisioneros.