Entre miércoles y jueves se reúnen con el gobierno, que todavía no precisó ninguna cifra de aumento salarial y los tiempos se acortan.

 

El gremio que nuclea a los docentes públicos de la provincia, Amsafé, aguarda con total incertidumbre la convocatoria del gobierno santafesino a la tercera reunión en el marco de la paritaria, que tendría lugar entre miércoles y jueves luego del feriado de carnaval. Es que el Ejecutivo aún no ha deslizado ninguna cifra de aumento salarial, y el 2 de marzo (fecha en la que deberían comenzar las clases) está a la vuelta de la esquina. La conducción sindical no descarta que pueda haber medidas de fuerza hasta conocer la oferta.

En ese contexto, hoy se conoció un informe que el gremio de los docentes privados, Sadop, encargó al Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso) para tener como insumo en la discusión salarial. El trabajo plantea que deben pedir en la discusión paritaria un mínimo de 35 por ciento de aumento salarial anual.

Desde Amsafé prefieren no hablar de porcentajes hasta no saber cuál será la oferta del gobierno. “Los informes del centro de estudios Cifra, de la CTA, nos dicen que no hay una previsibilidad de cuál será la inflación, porque está muy atado a los vaivenes nacionales y los acuerdos de la deuda. Hay estudios que dicen 35 por ciento, y otros que marcan 40”, expresó ayer el secretario gremial de Amsafe provincial, Roque Jaimes.

Por ello, desde el gremio afirman que “para empezar, no puede haber ningún docente por debajo de la línea de la pobreza”, ubicado alrededor de los 40 mil pesos para una familia tipo según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Con la actualización de 3,8 por ciento dispuesta por el Ejecutivo, el salario testigo de un maestro “rondará los 33 mil pesos”, aportó Jaimes.

En ese sentido, remarcó la importancia de la cláusula gatillo, “porque permite prevenir cualquier cuestión que no haya estado en los cálculos”, por lo que “si el gobierno propone otra cosa, tiene que ser algo muy preciso, tenga el nombre que tenga”. Y en esa línea, precisó que quieren cerrar “un acuerdo que implique mejorar la situación en la medida que vaya mejorando la realidad de país”, lo que requiere “un mecanismo que nos garantice no quedar por debajo de la pobreza”.

Tiempo de descuento

Los representantes de Amsafé esperan ser convocados entre miércoles y jueves por el gobierno de Omar Perotti junto a Sadop y Amet (docentes de escuelas técnicas). Es que luego de recibir la oferta, deben convocar a asambleas en los 19 departamentos de la provincia para definir si hay aceptación o rechazo, y de ser así, con qué plan de lucha. “Eso nos toma dos o tres días, porque no hay tiempo material de otra forma”, advirtió el secretario gremial, teniendo en cuenta que la ministra de Educación, Adriana Cantero, fijó el inicio de clases el próximo lunes 2 de marzo.

En ese marco, Jaimes recordó que “el inicio de clases no está asegurado” hasta que no reciban la propuesta y la puedan someter a consideración de sus bases. “Sería totalmente irresponsable tener un plan de lucha antes de escuchar la oferta, pero también lo sería asegurar que van a comenzar las clases, porque no tenemos idea de qué va a ofrecer el gobierno”, aclaró.