Si la medida se concreta, la soja pasaría a tributar 33% en derechos de exportación y los cereales 15%. Se especula que el anuncio se realizaría en la apertura de la Asamblea Legislativa, pero hasta ahora no hubo confirmación oficial.

 

re Las versiones de un nuevo aumento de las retenciones a las exportaciones de soja y cereales vuelven a instalarse con fuerza a pesar de que el Gobierno todavía no hizo un anuncio oficial. En los principales medios porteños, se asegura que el equipo del presidente Alberto Fernández evalúa la medida, que se anunciaría en su discurso ante la asamblea legislativa el domingo 1 de marzo.

Si el anuncio se concreta, los derechos de exportación de la soja aumentarían del 30% al 33% y en el caso del maíz y el trigo las retenciones se incrementarían del 12% al 15%. Son los topes que prevé la Ley de Emergencia que sancionó el Congreso a fines de diciembre.

Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina, admitió que una medida de fuerza es un posibilidad y reclamó un trato diferenciado para los pequeños y medianos productores, que están con los números al límite sobre todo en las zonas que están más alejadas de los puertos del Gran Rosario, desde donde se exporta el 80% de la cosecha argentina de granos.

La semana pasada, además, la Mesa de Enlace decidió frenar una medida de fuerza luego de que abriera un “puente de diálogo” el ministro de Agricultura Luis Basterra.

Justamente, los productores del noroeste argentino (NOA), antes de que se conozcan las versiones de que podrían aumentarse las retenciones, anunciaron un cese en la comercialización de granos y cereales entre el 2 y el 9 de marzo.

En un comunicado rechazaron las retenciones, reclamaron que se reduzca el gasto público y pidieron a sus legisladores y a los gobiernos de las provincias del NOA que defiendan la producción. El comunicado está firmado por la Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte Argentino (Apronor).

La semana pasada, además, la Mesa de Enlace decidió frenar una medida de fuerza luego de que abriera un “puente de diálogo” el ministro de Agricultura Luis Basterra, pero si el aumento de las retenciones se concreta es muy probable que la cuerda vuelva a tensarse y se detonen las protestas.