Ocurrió hoy a la madrugada en el barrio de Villa del Parque. El efectivo fue visto por la propia víctima mientras estaba en el interior del vehículo. La insólita excusa del ladrón.

En Villa del Parque, una mujer escuchó la alarma de su auto Ford Focus y salió de su casa para ver qué pasaba. Al salir se encontró con una situación increíble: en el interior del vehículo estaba sentado un policía de la ciudad de Buenos Aires, uniformado, mientras requisaba todo lo que tenía a su alrededor. Como si estuviera buscando algo.

Sorprendida, la dueña del auto se acercó, le preguntó al oficial qué hacía allí y recibió una insólita explicación. El hombre le dijo que como la ventanilla se encontraba baja, había ingresado para buscar la documentación y así dar con su propietaria para avisarle del supuesto descuido. Sin embargo, a la mujer había algo que no le cerraba, por lo que decidió ella misma inspeccionar el Ford Focus hasta que notó lo que temía.

Se dio cuenta de que al sobre con dinero en efectivo que había dejado debajo del asiento del acompañante le faltaban 50.000 pesos, cuando inicialmente tenía 72.000. Sin esperar a que el efectivo se fuera, avisó inmediatamente al 911 y acusó al uniformado de haberle robado la plata que tenía oculta.

Según les dijo la víctima a los policías que acudieron al llamado, el ladrón aprovechó que la ventanilla estaba baja, entró en el vehículo y se llevó el botín. Fuentes policiales dijeron a Infobae que toda la secuencia fue observada por un testigo, quien había sido el que le dio aviso al efectivo de que el Ford Focus se encontraba con los vidrios bajos.

Hasta ese momento, el episodio aún presentaba cierta confusión, ya que era la palabra de la víctima contra la del ladrón. Pero antes de que se fuera el patrullero ocurrió algo que dio un giro al caso. La mujer observó que al pie de un árbol, tapados con escombros a la vuelta de su casa, había varios billetes de $500. Eran los 50.000 pesos que le faltaban de su sobre. El policía acusado de ladrón no tuvo más remedio que admitir el hecho. Quedó detenido y fue apartado de su cargo mientras se lleva adelante la investigación. “No vamos a permitir efectivos chorros ni corruptos”, dijo una fuente de la fuerza porteña a este medio.

La causa quedó a cargo de la Fiscalía Nacional, Criminal y Correccional 62, cuyo titular es el doctor Ariel Yapur, y del Juzgado Nacional Criminal y Correccional 59, de la jueza Paula Petazzi.