El empresario Gustavo Nardelli, presidente de la terminal local, fue aprehendido por efectivos de Prefectura por violar el aislamiento obligatorio.

El empresario rosarino Gustavo Nardelli, presidente de Terminal Puerto Rosario, fue detenido ayer a media mañana por la Prefectura Naval Argentina cuando navegaba con una joven en su yate “Champagne” en las islas del río Paraná, frente a nuestra ciudad, por incumplir el aislamiento social obligatorio decretado en el marco de la pandemia de coronavirus, informaron fuentes de la fuerza nacional y del Ministerio de Seguridad de Santa Fe a La Capital.

“Nardelli fue detenido hoy, a media mañana, junto con una joven llamada María Estefanía, a bordo del yate “Champagne”, cuando navegaba por el kilómetro 413 de la margen derecha del río Paraná Viejo por personal de la Prefectura Naval Argentina, que tenía una orden del Juzgado Federal Número 4 de Rosario, firmada por el juez Marcelo Bailaque, y se le inició una causa por incumplimiento del decreto presidencial de aislamiento obligatorio”, abundó una fuente de la Seguridad santafesina.

En realidad, el empresario habría salido el jueves desde el Club Rowing, a pesar de las advertencias de que no lo hiciera porque desde la cero hora del viernes comenzaba el aislamiento social obligatorio por la pandemia de coronavirus, dispuesto esa noche por el presidente Alberto Fernández, mediante un decreto.

“Estaba pelotudeando desde el jueves. Le avisaron un montón de veces que no saliera, pero no le hizo caso a nadie y se mandó con el yate como si nada, hasta que ayer llegó la orden del juzgado a Prefectura, que lo detuvo junto a una joven llamada María Estefanía”, abundó un portavoz a este diario.

“El yate fue incautado y Nardelli fue aprehendido y quedó a disposición del juez Bailaque”, agregó el vocero de la Seguridad santafesina.

“En estos casos es completamente factible y deseable desde el punto de vista legal y de la persecución penal decomisar el barco. La embarcación en este caso es un instrumento del delito. Es exactamente lo mismo que decomisar un auto que transporta por la ciudad a una persona no exceptuada para hacerlo”, dijo a este diario un funcionario judicial.

Nardelli, presidente de Terminal Puerto Rosario, fue imputado en febrero último junto al último presidente del Banco Nación durante el macrismo, Javier González Fraga, por los desmanejos que llevaron a la agroexportadora Vicentín a un concurso preventivo.

Nardelli y su principal socio en Vicentín, Alberto Padoan, fueron imputados por el fiscal Gerardo Pollicita, por un préstamo millonario del Banco de la Nación. “Corresponde orientar la presente investigación en relación al ex titular del Banco de la Nación Argentina, Javier González Fraga, y a quienes fueron sindicados como responsables de la firma Vicentín”, sentenció el fiscal federal. De los préstamos multimillonarios otorgados por el banco estatal a la empresa, actualmente declarada en cesación de pagos, se desprende “la posible existencia de una maniobra por la cual se habría perjudicado al Estado Nacional a través del otorgamiento irregular de préstamos por parte del Banco de la Nación Argentina a favor de la firma Vicentín S.A.”, sostuvo el fiscal Pollicita en sus argumentos a la hora de la imputación. La maniobra permitió a Vicentín acumular una deuda con el banco de 18.500 millones de pesos, los cuales actualmente son de cobro incierto.

Ahora enfrenta una causa judicial por incumplimiento del decreto presidencial de aislamiento social obligatorio en el marco de la pandemia de coronavirus, por la que deberá prestar declaración cuando concluya la cuarentena.