El objetivo es que los pacientes febriles con síntomas respiratorios no tengan contacto con el resto de los pacientes que ingresan al nosocomio.

El hospital J.M. Cullen puso hoy en funcionamiento una guardia especial para la atención de cuadros respiratorios. Se podrá ingresar por calle Lisandro de la Torre, y estará en el lugar donde se ubicaba la vieja guardia de atención.

Allí se instalaron dos consultorios: uno para la recepción de muestras, y otro para observación e internación transitoria.

El objetivo es que los pacientes febriles con síntomas respiratorios no tengan contacto con el resto de los pacientes que ingresan al hospital.

Luego habrá una sala especial para quienes deban mantenerse internados. En tanto, si se da el alta, las personas recibirán folletería e información para la prevención del coronavirus.

Por otra parte, el banco de sangre funcionará con postas de extracción en diferentes puntos de la ciudad, para evitar el ingreso de personas al nosocomio.