El organismo premió a Eugene Fama y a Lars Peter Hansen, de la Universidad de Chicago, y a Robert Shiller, de Yale. Fue por sus “análisis empíricos sobre los precios de activos”, como acciones, bonos soberanos y bienes inmobiliarios.La Academia Sueca de las Ciencias hizo realidad ayer un viejo chiste que dice que la economía es la única ciencia en la que dos personas pueden obtener el Premio Nobel por decir exactamente lo contrario. Lo hizo al premiar con ese galardón a los estadounidenses Eugene Fama y Robert Shiller, que sostienen ideas opuestas sobre el funcionamiento de los mercados. Fama, profesor de la Universidad de Chicago, afirma que operan de manera racional, mientras que Shiller, catedrático de la Universidad de Shale, dedicó parte de su obra a demostrar que los inversores se comportan de modo irracional. Además, el premio fue para Lars Peter Hansen, también de la Universidad de Chicago. La Academia informó que los tres expertos fueron reconocidos por sus “análisis empíricos sobre los precios de activos”, como acciones, bonos soberanos y bienes inmobiliarios, informó la Academia. Aunque no hay forma de predecir los precios de acciones y bonos en el corto plazo, explica el fallo, es “ciertamente posible predecir el curso amplio de los precios en períodos largos de tiempo”. “Estos descubrimientos, que parecen sorprendentes y contradictorios, fueron hechos y analizados por los ganadores de este año”, añadió la Academia.

Eugene Fama, nacido en Boston en 1939, es conocido como “el padre de las finanzas modernas” por su dedicación a la investigación de mercados, y por su intento de llevar el rigor científico y empírico al campo de la gestión de inversiones. Gran parte de los estudios de este profesor emérito de la Universidad de Chicago se centran en la relación entre riesgo y beneficio, y las consecuencias de la gestión de cartera. El galardonado, padre de cuatro hijos y abuelo de diez nietos, se licenció en la Universidad de Tufts en 1960 y se doctoró cuatro años más tarde en la Universidad de Chicago. Fama es, asimismo, un autor e investigador prolífico, que ha escrito libros y publicado más de cien artículos en revistas académicas.

También es miembro de la Asociación de Finanzas Americana, de la Sociedad Econométrica de Estados Unidos y de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, así como editor asesor de la revista académica Journal of Financial Economics. Fama es además director y experto de la consultora financiera Dimensional Fund, que asesora a empresas que gestionan activos por más de 251 mil millones de dólares.

Lars Peter Hansen, por su parte, nacido en Illinois en 1952, es profesor emérito en Economía de la Universidad de Chicago y conocido en el ámbito científico por sus aportes a la macroeconomía y, en concreto, a las relaciones entre la economía real y la financiera. Su obra explora las implicaciones formales de los modelos de economía dinámica en los que los que toman decisiones afrontan entornos de incertidumbre. Hansen dirige el Instituto Becker Friedman, dedicado a la investigación económica, preside el Consejo de Investigación y fue uno de los principales impulsores del Instituto Milton Friedman, del que fue su primer director.

Por último, Robert Shiller, nacido en 1946 en Detroit, es profesor de Economía en la Universidad de Yale, tras licenciarse en la Universidad de Michigan en 1967 y doctorarse después en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Su obra abarca desde el estudio de los mercados financieros hasta la innovación financiera, pasando por la economía conductual, la macroeconomía, el análisis del mercado inmobiliario, la aplicación de métodos estadísticos, así como la influencia de la opinión pública en la economía. Shiller es autor, además, de un índice de precios de viviendas empleado en Estados Unidos, de libros como Volatilidad financiera (1989); Exuberancia irracional (2001), que analiza y explica cómo funcionan las burbujas especulativas; Riesgo en el siglo XXI y La solución de las hipotecas basura: cómo sucedió la crisis financiera global y qué hacer al respecto (2008). El economista escribe regularmente una columna titulada “Finanzas para el siglo XXI” para el colectivo Project Syndicate, que se reproduce después en medios de todo el mundo, y otra llamada “Visión económica” en el diario The New York Times.

Fuente: Página/12