El integrante del Nodo 5 de Venado Tuerto, Leonel Chiarella, se manifestó en contra de las declaraciones del ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, quien en las últimas horas, ante casi un centenar de intendentes y presidentes comunales del Partido Justicialista santafesino, anunció inversiones por más de 123 millones de pesos para obras de infraestructura en Santa Fe, en el marco del plan “Más cerca, más municipio”, solo para gobiernos en sintonía con la Nación.

“Me parece una manera injusta de proceder y un destrato muy grande hacia Santa Fe. Nuevamente se vuelve a discriminar a comunas y municipios que no son del mismo signo político oficial. Es un aprovechamiento de recursos y una forma mezquina de proceder, cuyo único fin es que a poco de iniciar la campaña electoral, solo se prioricen administraciones del partido justicialista para que realicen obras y de esta manera potencien sus candidatos”, dijo el funcionario.

Chiarella, señalo que en este  acto, se encontraba presente el intendente de Venado Tuerto y jefe del PJ provincial, José Luis Freyre. Al respecto, explicó: “La discriminación a la que somos sometidos los santafesinos simplemente es porque el justicialismo no gobierna la provincia. Y Freyre, como Intendente de una ciudad y presidente del PJ de Santa Fe, es responsable y le corresponde gestionar ante la Nación para que no nos sigan dejando a un costado, para que muchos venadenses y santafesinos puedan acceder a más obras”.

 

Igualdad en Santa Fe

En otro orden de su alocución, el joven dirigente, explicó que en los últimos meses, el gobierno santafesino llevó adelante un sinnúmero de obras en instituciones pertenecientes a distritos donde gobierna el PJ. A modo de ejemplo, detalló: “En Venado Tuerto avanza el hospital de alta complejidad y se están por terminar de entregar 220 viviendas y está en marcha una nueva comisaría, en la misma ciudad donde vive el presidente del Partido Justicialista santafesino. Se hicieron obras de agua y cloacas en Rufino, al mismo tiempo que se proyecta un nuevo centro de salud. Y en Villa Gobernador Gálvez, se inauguraron obras de ampliación en el hospital local. Se está construyendo una planta de ósmosis inversa de Cañada de Gómez; se acaba inaugurar una escuela en Carrizales que se construyó con fondos de Nación, pero a partir de una decisión de la provincia. En todos los casos son municipios y comunas donde gobierna el Partido Justicialista”, insistió Chiarella.

Al respecto, afirmó que las obras se realizan de acuerdo a necesidades y no según porcentajes: “Si una ciudad tiene cloacas, agua, escuela y hospital, allí no hace falta ninguna obra urgente cualquiera sea el partido que gobierna. Las obras se planifican donde está la necesidad de la gente. Hay 80 centros de atención primaria de la salud planificados y nunca se contabilizó de qué signo político es cada localidad donde se construyen. Se están levantando hospitales en Reconquista, Santa Fe y Rosario, que son administradas por el Frente Progresista, pero también en Venado Tuerto y Ceres, donde gobierna el PJ. El día de mañana puede cambiar el signo político. Se evalúa la necesidad de hospitales, no el partido que gobierna”, indicó.

Y tras cartón, agregó: “Esta situación de desigualdad y destrato se viene repitiendo desde 2007, cuando el Frente Progresista Cívico y Social llegó al gobierno. A partir de ese momento, por solo dar otro ejemplo más, la Casa Gris finalizó con fondos propios más de 2.400 viviendas de planes federales abandonados y aún hay más de 180 millones de pesos en compromisos asumidos por aquellos planes para la concreción de otras 1.400 viviendas, que nunca comenzaron. De las 224 localidades donde la gestión de Bonfatti tiene viviendas en ejecución, el FPCyS gobierna en 106 y el Partido Justicialista en 98, es decir, un 47,32% y un 43,75 por ciento, respectivamente. Otras 20 tienen intendentes de partidos vecinalistas. Todo esto se hace sin los aportes del Plan Federal, a diferencia de otras provincias que se valen de esos recursos mayoritariamente”.

Y remató: “El problema es que históricamente el kirchnerismo confunde permanentemente y de manera grosera lo que es el gobierno con lo que es el Estado. En esta confusión todo queda supeditado a los intereses del partido”, completó Chiarella.