22.9 C
Santa Fe
lunes 27 de septiembre de 2021

El bautismo del príncipe George

Te puede interesar

Un día de fiesta para la realeza británica: el heredero a la corona recibirá el sacramento. Cientos de seguidores de la realeza británica se agolparon a las puertas del Palacio de Saint James para acompañar el momento del bautismo del príncipe George, primogénito de los duques de Cambridge, Guillermo y Catherine, y por lo tanto, heredero en tercer grado al trono de una de las coronas más poderosas del mundo.

 

Se trata de una ceremonia a puertas cerradas, que comenzó a las 15 (hora inglesa), y contó con la presencia de un selectísimo grupo de invitados, cercanos a la familia: la Reina y el Duque de Edimburgo, el Príncipe de Gales, la Duquesa de Cornualles y el príncipe Harry, los padres de Kate, sus hermanos, James y Pippa Middleton, y los padrinos del príncipe George y sus cónyuges.

 

Los Duques de Cambridge han pedido que ejerzan de padrinos de su hijo a Oliver Baker, que asistió a la Universidad de St Andrews con los Duques; Emilia Jardine-Paterson, que fue compañera de la duquesa Catherine en Marlborough College; el Conde Grosvenor, hijo del Duque de Westminster; Jamie Lowther-Pinkerton, que sirvió como secretario privado a la pareja y al príncipe Harry de 2005 a 2012 y que continúa trabajando a tiempo parcial como secretario privado principal; la honorable Julia Samuel, íntima amiga de la Princesa de Gales; Zara Tindall, hija de la princesa Ana y prima del Duque de Cambridge, y William van Cutsem, amigo de la infancia del Duque de Cambridge.

 

El príncipe George ingresó vistiendo la réplica hecha a mano del real faldón de cristianar, realizado por Angela Kelly, ayuda de cámara de la reina Isabel. El original, blanco con adornos en batista, se hizo en 1841 para el bautismo de la hija mayor de la reina Victoria, la princesa real Victoria, y fue utilizado en los bautismos de todos los niños de la Familia Real inglesa en los últimos cien años, incluidos los de la reina Isabel, sus hijos y sus nietos, con la excepción del vizconde James de Severn. En 2008, la Reina encargó a Angela Kell y al grupo de modistas del Palacio de Buckingham una copia del largo faldón, ya delicado y algo deteriorado, con el fin de conservarlo. El hijo pequeño de los Condes de Wessex, Vizconde de Severn, estrenó la nueva versión en su bautismo, el 19 de abril de 2008, en la capilla privada del castillo de Windsor.

 

Para el ritual se usó la tradicional pila bautismal de lirios (Lily Font) y agua especialmente traída del río Jordán. La pila, de plata, fue encargada por la reina Victoria y el príncipe Alberto en 1840 con motivo del nacimiento de su primera hija, la princesa Victoria, y fue utilizada por primera vez en su bautismo en 1841 y desde entonces en cada bautismo real.

 

Al servicio religioso seguirá un té privado con el que el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles obsequiarán en Clarence House a los asistentes al bautismo. Los invitados degustarán el pastel del bautismo, que como es habitual en Reino Unido es uno de los pisos de la tarta de bodas de los Duques de Cambridge como prolongación de aquel feliz día. El artístico pastel nupcial, diseñado por Fiona Cairns y expuesto en la galería de Imágenes de palacio, estaba primorosamente decorado con 900 flores nacionales del Reino Unido de azúcar blanco (la rosa de Inglaterra, el cardo de Escocia, el narciso de Gales y el trébol de Irlanda) y cubierta glaseada en los ocho niveles elaborados con 17 pasteles de frutas individuales (12 de los cuales formaban la base).

 

Fuente: ¡Hola!

[comentarios]

Últimas noticias