Ignacio Del Vecchio, presidente de la entidad, se mostró convencido de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resolverá con celeridad el entuerto surgido a partir de la cancelación de la matricula del represor Ámelong. En breve se presentará el recurso ante el Tribunal, bajo la figura de Amicus Curiae.
Ignacio Del Vecchio (LT9)

De este modo, el titular del Colegio de Abogados de Rosario confirmó que viajó personalmente a Buenos Aires para buscar adhesiones al accionar de la institución. Así las cosas, explicó que se busca interponer el recurso conocido como Amicus Curiae, que permite a los Amigos de la Corte, expresar su opinión respecto de determinados temas. En este caso, se consiguieron avales de sociedades intermedias y ONG que darán su opinión en una causa que finalmente resolverá la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Vale recordar que Daniel Ámelong, recibido y matriculado como abogado, fue condenado a cadena perpetua por el Tribunal Oral Federal 1 de Rosario, en el marco de algunas causas cuyos responsables fueron juzgados. Al respecto, del Vecchio recordó que a la situación del represor, “la hemos tomado hace cuatro años como una cuestión de Estado”.

“Fuimos claro cuando le cancelamos la matrícula y decíamos que no podía ejercer porque nosotros, como Colegio, tenemos que asegurar a la población que quienes ejercen la profesión de abogado tienen los estándares mínimos de ética”, dijo. Aunque prefirió “no juzgar la conducta de quienes tienen condenas firmes”, insistió en que el cuerpo que preside, “con elementos objetivos cancelamos la matrícula y dijimos que no puede ejercer porque todas las conductas que ha realizado a lo largo del proceso y su vida, demuestran que no tiene un compromiso con el estado de derecho y con la democracia”.