Un informe de North­eastern University detalló que el apagón del sitio también alcanzó a un gran número de documentos que no infringían los derechos de autor.

Han pasado casi dos años del cierre de Megauplodad bajo la acusación de promover la piratería en Internet, y aún se debate sobre las diferentes medidas que se tomaron contra el sitio de Kim Dotcom . En una investigación llevada por los investigadores de la North­eastern Uni­ver­sity de Boston, Estados Unidos, identificó que al menos 10 millones de archivos no infringían los derechos de autor.

El estudio, realizado de forma conjunta con colegas de Francia y Australia, examinó la descripción de los enlaces web de los archivos almacenados en Megaupload, con muestras representativas analizadas de forma manual.

De esta forma logran determinar que quienes utilizaron a Megaupload como plataforma para almacenar sus archivos y realizar copias de seguridad subieron unos 10 millones de archivos, el 4 por ciento del total de los contenidos del sitio. No obstante, corrieron la misma suerte que aquellos que fueron acusados de promover las descargas ilegales, identificados en un 31 por ciento de los 250 millones de archivos de la plataforma.

A su vez, un 65 por ciento restante no se pudo determinar si infringía o no los derechos de autor.

Por su parte, una jueza del Tribunal Supremo de Nueva Zelanda le ordenó al FBI que deberá hacerse cargo de la copia de todo el material secuestrado para ser devuelto al fundador de Megaupload, ya que fue espiado en el marco de un acuerdo de cooperación entre Australia, Canadá, Estados Unidos y Reino Unido. Sin embargo, el espionaje a los residentes de Nueva Zelandia es una actividad prohibida, dijo Helen Winkelmann, jefe de los magistrados del Alto Tribunal de Justicia de Nueva Zelanda, según un reporte de El País de España .

Ante este panorama, en agosto el primer ministro John Key se disculpó ante Kim Dotcom, alemán y residente de Nueva Zelanda al momento de su arresto. “Cada ciudadano debe ser protegido por la ley y hemos fallado en proporcionarle esa protección”, dijo Key.

La documentación solicitada incluye unos 10 millones de mensajes de correo electrónico y unos 150 terabytes de información.

 

Fuente: La Nación