El dato lo aportó el subcomisario Marcelo Sterli, jefe de Análisis Criminal. En lo que va del año, la policía secuestró 644 armas de fuego de distintos calibres, en intervenciones concretadas en diversos puntos de la ciudad. El número resulta significativo comparándolo con el 2012, año en el que se incautaron 523 armas.

 

Entrevistado en el programa “Santa Fe Directo”, el subcomisario Sterli, sostuvo que “hemos mejorado la precisión en cuanto a la materialización de la parte operativa, secuestrando las armas que están en la vía pública” porque “sabemos que están las armas circulando y que hay un mercado negro”.

 

Asimismo detalló que en el último tiempo “la fabricación de armas caseras aumentó entre un 8 y un 10%” y manifestó que “observamos que la modalidad va mutando” por esto “trabajamos sobre los objetivos, ese es el plan de seguridad con el que se materializó toda esta cuestión”.

 

Consultado sobre el origen de las armas secuestradas, el jefe de Análisis Criminal, expresó que “el delincuente sabe que tener un arma con numeración lo compromete por lo que borran dicha numeración, por esto saber el origen es muy complicado” sin embargo indicó que- por aquellas en las que se puede conocer esa información- “el origen son armas sustraídas en domicilios particulares”, finalizó.