Llega temporada estival y los cuerpos comienzan a estar más expuestos. Las dietas comienzan a hacerse más estrictas para llegar “en forma” al verano y así también se incrementan las consultas por patologías relacionadas con la alimentación. Desde ALUBA advierten sobre las consecuencias que derivan de las dietas extremas.

 

“No todo el mundo puede hacer dieta, hay muchas patologías alimentarias que comienzan con la dieta, sobre todo en los jóvenes”, comenzó diciendo Alicia Bello, de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA) respecto de esta problemática que siempre está presente pero se incrementa en esta época del año, momento en el que todos quieren “verse bien” físicamente. “La desesperación viene en estos últimos meses del año para llegar fantásticos al verano”, remarcó.

Asimismo, Bello, sostuvo que “la masa crítica está entre los 11 y los 17 años” y explicó que si un “chico que tiene problemas de peso, tiene que revisar qué pasa en la casa” porque “tenemos una sociedad muy crítica y discriminativa respecto de las patologías alimentarias. Las madres a veces están más desesperadas que los chicos”.

ALUBA cuenta con un “plan de atención a niños, trabajamos con la familia para sanear el estilo de vida familiar, tener una vida sana que significa poner orden, límites”, agregó la profesional y afirmó que “si los chicos tienen patologías de este tipo es porque comen mal”.

En ese sentido sostuvo también que “lo importante es que la familia se siente a la mesa, que sea un encuentro social, que sea un encuentro familiar” y que se comprenda que “los chicos tienen que jugar, los adolescentes disfrutar y no pensar en hacer dieta”.

“Cuanto más jóvenes son, más grave es el caso”, analizó para finalizar.