De esta manera el ministro de Economía defendió la suba del impuesto inmobiliario urbano y rural que prevé el Presupuesto 2014. “Aumentar el mínimo de 44 pesos que se pagan hoy por año al doble no es una cosa que nos parezca exagerada y pone de manifiesto que al no variar los valores fiscales lo que uno trata de hacer es compensar los procesos inflacionarios”, explicó.

 

Entrevistado en el programa televisivo “Santa Fe Directo”, el titular de la cartera de Hacienda, CPN Ángel Sciara, aclaró que el incremento será “sólo el impuesto inmobiliario porque telefonía no se traslada, servicios financieros tampoco y patente tampoco”.

¿Por qué la provincia tiene que recaudar más dinero? Preguntó el periodista, a lo que Sciara respondió que “esto tiene que ver con una concepción acerca del régimen tributario que se distorsionó históricamente en el tiempo por no aumentar los impuestos” y explicó que “de inmobiliario hoy recaudamos el 8%, cuando en 1993 cuando se estableció el mínimo de 44 pesos, recaudábamos el 23%”, entonces, “la distorsión se basa en que los impuestos hoy se a la provincia de Santa Fe están relacionados con el valor nominal de la actividad y los impuestos patrimoniales quedaron reducidos”.

En esa línea de argumentación continuó y dijo que “aumentar el mínimo de 44 pesos que se pagan hoy por año, es decir 11 pesos por bimestre (lo que significa que cuesta más emitir la boleta que lo que tenemos de recaudación), al doble no es una cosa que nos parezca exagerada y pone de manifiesto que al no variar los valores fiscales lo que uno trata de hacer es compensar los procesos inflacionarios. Por eso se cambian los valores mínimos de inmobiliario urbano y rural” y agregó que “30 mil partidas pagan 144 pesos por año, parece casi una caricatura de lo que es el inmobiliario rural que emite menos de 500 millones de pesos por año que es menos que Entre Ríos y Córdoba” lo que significa que “seguimos desarmonizados con el resto de las provincias de la Región Centro”. “Siempre apuntamos a mejorar cualitativamente el régimen y esto significa una armonización para arriba”, aseveró el funcionario provincial.

“Uno podría pensar en previsionar para la época de las vacas flacas y esta no es una decisión equivocada, porque este año vamos a reponer el fondo anticíclico y el año que viene también duplicando el fondo, lo que significa aprovechar la situación de las bonanzas para guardar”, indicó.

Por otro lado y consultado acerca de que si este aumento se relaciona con la necesidad de disponer de fondos para paliar lo que serán las recomposiciones salariales del año próximo, el contador dijo que “nunca hemos previsto los aumentos tributarios para afrontar la recomposición salarial, eso sería atar la recomposición salarial al aumento de impuestos y si esto fuera así significaría que si la economía va bien y las finanzas van bien podemos pagar más salarios y si fuera al revés deberíamos disminuir los salarios por lo que creo que no vale ni para la positiva ni para la negativa”.

“Cuando uno discute salarios discute otras cuestiones como la legitimidad de los pedidos, la recomposición de los salarios real y después tener que buscar el financiamiento. Hoy en el presupuesto no está considerada la recomposición salarial- como nunca lo estuvo- porque si establecimos paritarias es para discutirlas en su momento y no seis meses antes cuando presentamos el Presupuesto”, finalizó.