Con una misa sólo para los más íntimos, la familia de Ricardo Fort, decidió despedir sus restos con muy bajo perfil. Se realizó en el Memorial de Pilar, adonde llegó el cortejo fúnebre seguido por un centenar de fans, que no pudieron acceder al cementerio.

 

Los hijos del millonario, Marta y Felipe, bajaron de un auto acompañados por Gustavo Martínez, expareja de Fort y compañero incondicional en la crianza de los niños. Estaban muy conmovidos con la muerte de su padre. “Los chicos van a despedir a su papá”, dijo Martínez, en un claro pedido a los fotógrafos que se agolpaban contra los autos para que los dejaran pasar. También Marta Fort, madre del excéntrico empresario, asistió notablemente conmovida.

 

Desde las 8, el círculo íntimo del mediático que falleció ayer a la madrugada lo veló en una sala de Av. Córdoba a la que no pudieron ingresar ni los amigos ni los fans del millonario.

 

Sólo nueve personas, consignadas en una lista colocada a la entrada del lugar lo vieron por última vez: Jorge y Eduardo, sus hermanos; Marta, su madre; Karina Antoñale, su cuñada; Gustavo Martínez y Guillermo Codi Pairano, amigos íntimos; Marisa, la niñera de sus hijos; y “el Indio” y Willy, dos de sus custodios.

 

La decisión de la familia, de no realizar un velatorio abierto al resto de la comunidad del espectáculo y a sus fans, generó cierta polémica entre sus seguidores y algunos personajes del medio. No obstante, ayer cientos de personas se concentraron en la puerta de la sala velatoria con ramos de flores y leyendas dedicadas al chocolatero.

 

A las 12.30, el cuerpo del millonario fue trasladado desde la casa velatoria, para llegar a las 14 al Memorial Jardín de Paz, de la ciudad de Pilar, en donde finalmente será sepultado.

 

El millonario falleció a las 5 de la madrugada de ayer, tras estar internado desde el jueves pasado, debido a una hemorragia digestiva que derivó en un paro cardiorrespiratorio.

 

Fuente: La Nación