El abogado y profesor de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral, Enrique Müller, analizó la reforma y unificación del nuevo Código Civil que obtuvo media sanción en el Senado y fue girado a Diputados. Consideró que “no hubo apresuramiento” y que “desde el punto vista técnico esto fue hartamente discutido”.

 

Entrevistado en el programa “Santa Fe Directo”, Müller, sostuvo que “históricamente venimos, desde el año 1936, intentando modificar el Código Civil. El proyecto de 1998 es el que hace base para esta modificación. Nunca se discutió tanto la compresión del Código Civil como fue en el año 1998” porque “se federalizó ya que todas las comisiones fueron integradas por distintos juristas del país. La idea central estaba en la conformación de un código que sea lo más humanamente posible entendida por los ciudadanos”. Entonces esto significa, “recoger toda la historia, 50 años de historia, donde por influjo de la labor de abogados y de la doctrina vamos conformando conclusiones y modificaciones que se tienen que dar en el derecho”, analizó el letrado.

Asimismo explicó que el Código Civil rige la vida de las personas “desde que se nace hasta que se muere” y detalló que en esta oportunidad se “comienza explicando las circunstancias y relaciones que conformamos. También está destinado a los jueces, se dice cómo se tiene que aplicar, le pide racionalidad, le pide diálogo de fuentes, porque el ordenamiento jurídico hay que verlo en su conjunto”, entonces, “este Código hace una importante finca en los deberes morales y en la dignidad de las personas por eso uno advierte que se discute, que hay posiciones encontradas, pero esto es normal”.

“No hubo apresuramiento. Desde el punto vista técnico esto fue hartamente discutido. Que hay que atender a la labor del legislador, es cierto. Que hay que cambiar la perspectiva de los jueces, también. Que vamos a tener que estudiar todo nuevamente, también es cierto” pero “es bueno que avancemos”, concluyó Müller.