La titular del gremio de las meretrices se manifestó en contra del proyecto de ley para penalizar al consumidor de prostitución. “La gran confusión de que todo es trata viene empeorando la situación de las que decidimos por este trabajo”, dijo.

 

 

 

La titular de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Ammar), Elena Reynaga, anticipó el rechazo del gremio al proyecto que impulsa el gobierno nacional de penalizar al consumidor de prostitución. Advirtió que “la gran confusión de que todo es trata viene empeorando la situación de las que decidimos por este trabajo” y dijo que “es tomarle el pelo a la gente creer que realmente van a resolver el tema de la trata con hacer otra ley”.

Ayer el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Julio Alak, anunció que el gobierno nacional impulsará el año próximo una ley que sancione al cliente de un prostíbulo. Aseguró que “en 2014 estará listo el marco legal para ir contra el cliente de la trata de personas, que es la pata principal de un delito que expresa el retorno a la esclavitud y el único negocio en donde el cliente nunca tiene la razón”.

En diálogo con “El primero de la mañana” de La Ocho, la dirigente gremial señaló que se oponen a la iniciativa del oficialismo “porque todos los avances que se están haciendo con respecto a la trata de personas y la gran confusión de que todo es trata viene empeorando la situación de las que decidimos por este trabajo y dejando a muchas sin fuentes laborales”.

En este marco, denunció que las trabajadoras sexuales sufren constantes “atropellos de las fuerzas de seguridad” y que ante cada procedimiento muchas sufren goles y hasta el robo de sus celulares. “Se quedan con todas las pertenencias de las compañeras y no se las devuelven”, agregó Reynaga. Y advirtió del “maltrato psicológico de las chicas que pasan de ser víctimas a victimarias”.

La titular de Ammar afirmó además que “las cárceles de mujeres están llenas de encargadas de prostíbulos, pero los verdaderos dueños no están presos”.

Para Reynaga “el problema es quién aplica las ley es en este país, que es la policía terriblemente corrupta”, por lo cual una ley de este tipo implicaría “darle mas caja a la policía”.

“Es tomarle el pelo a la gente creer que realmente van a resolver el tema de trata con hacer otra ley. Tienen el código penal, donde hay un montón de legislación que ya las tienen a mano”, concluyó Reynaga.

 

 

Fuente: La Capital