Numerosos jefes de Estado, entre ellos Barack Obama, asistirán a sus exequias; mientras tanto, los ciudadanos le rinden sus propios homenajes.

 

Numerosos jefes de Estado, incluido el presidente norteamericano Barack Obama, y celebridades amigas del ex mandatario sudafricano, como Oprah Winfrey y Bill y Hillary Clinton, asistirán a sus exequias.

Aunque la fecha para el entierro fue fijada el 21 de diciembre, algunos piden que sea el 16, día de la Reconciliación en Sudáfrica, que es un festivo. Sobre este punto, durante la jornada de hoy se brindarán más detalles.

La reunión de los líderes del mundo prevista en torno a la despedida de Mandela será una de las más importantes en Sudáfrica desde que el líder sudafricano fue investido como primer presidente negro del país, en 1994.

El día después

El cuerpo de Mandela permanecerá en la sede del gobierno, en Pretoria, la capital. Un período de duelo precederá a su funeral, durante el cual las banderas del país estarán a media asta.

Se espera que los sudafricanos también rindan homenaje al ex presidente y Premio Nobel de la Paz con servicios conmemorativos en todo el país, como en el estadio de fútbol de Johannesburgo, donde se disputó la final del Mundial de Fútbol 2010 y Mandela hizo su última aparición pública.

Las dos cámaras del parlamento serán convocadas durante su período de descanso para una sesión especial conjunta en honor de Mandela.

Después de una ceremonia oficial estatal en Pretoria, sus restos serán llevados en avión a la provincia de El Cabo, en la zona rural donde nació y se crió.

Mandela será enterrado en una ceremonia privada en Qunu, rodeado por las tumbas de sus familiares.
La muerte de un líder

Nelson Mandela, el padre de la Sudáfrica moderna, símbolo de la lucha por la libertad, la igualdad y la reconciliación y uno de los líderes más trascendentales de la historia contemporánea, murió ayer, a los 95 años, después de varios meses de agonía por infecciones pulmonares.

El anuncio de la muerte fue recibido con dolor por la multitud que hacía vigilia frente a su casa, en Johannesburgo, y con una catarata de elogios y muestras de admiración en todo el mundo. “Rodeado de su familia, Mandela se apagó apaciblemente, nuestro pueblo pierde un padre”, anunció el presidente Jacob Zuma, anoche, por televisión.

 

 

Fuente: La Nación