Este mediodía, el cadáver del millonario fue examinado para analizar si hubo mala praxis.

 

 

Después del cambio de horaria, la autopsia estaba programada para las 9 de la mañana, a las 12 se analizaron los restos de Ricardo Fort por pedido de la familia para determinar si hubo mala praxis por parte de los médicos.

El encargado de comunicarse con la prensa desde la Morgue Judicial fue el abogado de la familia, Ignacio Irurzún, quien explicó que las sospechas se remontan no sólo a la internación. La familia quiere que se realice la autopsia, compararla con las historias clínicas secuestradas y a partir de eso, ver si hubo mala praxis.

En el procedimiento no hubo familiares ni abogados presentes, solo un perito de parte, que es el encargado de fiscalizar todo, y un médico legista. “Queremos saber, igual que todo el mundo, qué es lo que pasó. Está el dolor de la familia y la honra de los profesionales que intervinieron en esto. Este desenlace realmente no lo esperaba nadie. Fue sorpresivo que no estuviese en terapia intensiva. La familia tiene dudas muy fundadas. Pero esas dudas tienen que estar respaldadas por lo que suceda hoy en la autopsia para seguir avanzando”, explicó Irurzún.

“No tiene que ver con que sea un paciente rebelde o no. El médico tiene que tener la autonomía de si un paciente no hace lo que le dice, decir ‘bueno, dejo a este paciente’. Por el cuadro que presentaba tenía que estar en terapia intensiva. Pero todo esto lo va a develar la autopsia, que va a demorar un poco. La parte física es la más rápida, pero tenemos toxicología que puede llegar a demorar hasta enero inclusive. Espero que nos ayude a ver si realmente hubo un homicidio culposo o no”, concluyó.

 

 

Fuente: La Nación