La Argentina ya tiene Grupo. Estará en el F, uno de los deseos de la delegación nacional que llegó hasta aquí. Nigeria, Bosnia e Irán serán los rivales en la primera rueda y el futuro hacia octavos de final parece alentador. Claudio Gugnalli, ayudante de campo del cuerpo técnico de la Selección, indicó que “ahora tenemos que empezar a conocer a Irán”.

Claudio Gugnalli (LT10).

 

 

La Selección debutará en la Copa del Mundo el domingo 15 de junio, a las 19, en el Maracaná, en Río de Janeiro, ante Bosnia. El segundo encuentro será el viernes 21 de junio, a las 13, ante Irán, en Belo Horizonte, y cerrará su participación en la fase inicial contra Nigeria, el martes 25 de junio, a las 13, en Porto Alegre.

Para el futuro, la Argentina, de pasar el Grupo, chocará ante los rivales de la Zona E, integrada por Suiza, Ecuador, Honduras y Francia. Mirando hacia cuartos de final, podría chocar ante el ganador del Grupo H, integrado por Bélgica, Argelia, Rusia y Corea del Sur o el segundo del Grupo G (Alemania, Portugal, Ghana y Estados Unidos).

De los rivales con los que jugará, la Argentina sólo chocó en mundiales contra Nigeria, a la que se enfrentó ya tres veces y siempre le ganó (fue en las Copas del Mundo 1994, 2002 y 2010). Será la primera vez ante Irán y ante Bosnia, debutante en mundiales al que el equipo de Alejandro Sabella venció el hace un par de semanas por 2 a 0, en Estados Unidos.

 

Claudio Gugnalli, ayudante de campo del cuerpo técnico de la Selección, expresó este viernes –en comunicación con LT10– que la noticia le “cayó bien”. “Por un lado, por la sede que nos tocó y por otro, los rivales. Más allá que todos merecen respeto y todos son difíciles, estamos nosotros y tenemos que estar a la altura a lo que Argentina necesita”, sostuvo.

 

En ese mismo sentido, Gugnalli indicó que de ahora en más es necesario “comenzar a conocer más a Irán. A Bosnia lo enfrentamos hace poco, Nigeria fue nuestro primer partido como cuerpo técnico de la Selección, y tendremos que interesarnos ahora por Irán”, insistió.

 

Fuente: Cancha Llena. La Nación/LT10