Varios comerciantes tuvieron que padecer, además de los hurtos, la destrucción casi total de sus locales. Quioscos, rotiserías, locales de indumentarias y supermercados fueron blanco de una tarde-noche de domingo caótica.

 

 

En Marcial Candioti y Balcarce los delincuentes rompieron la vidriera de un local de indumentaria deportiva y lo desvalijaron. Fue minutos después de que comenzara la tormenta en la noche de ayer.
En otros puntos de la ciudad se registraron incidentes parecidos al anterior. Uno de los comerciantes afectados contó que en su local, “pararon ocho motos, bajaron muchas personas, rompieron la reja, rompieron el vidrio, entraron y rompieron todo. Vino la policía a constatar pero nada más y vino cuando yo ya estaba ordenando los destrozos”, ahora “tengo que ver cómo me defiendo solo porque no veo que nadie te garantice ni defienda nada”.
Por otro lado, otra emprendedora, comentó que “nos avisaron los vecinos que nos habían roto los vidrios y se llevaron la ropa de vidriera. Gracias a ellos no pudieron entrar al local pero eran seis motos con varias personas”, asimismo dijo que “la policía nos dijo que tengamos fe y nos encomendemos. Llamamos a gendarmería, a la policía pero nos dijeron que tengamos fe”, reiteró sorprendida.