9.2 C
Santa Fe
jueves 5 de agosto de 2021

El intérprete dice que tuvo un ataque de esquizofrenia

Te puede interesar

El hombre, acusado de impostor por inventar señas para sordomudos en la ceremonia, cree que fue producto del estrés y pidió disculpas.

 

 

 

El intérprete de lenguaje de señas de la ceremonia homenaje a Nelson Mandela que despertó indignación por inventar sus propios gestos aseguró hoy que sufrió un ataque de esquizofrenia debido al estrés durante el acto.

En declaraciones que publica el diario sudafricano The Star, Thamsanqa Jantjie, de 34 años, señaló que, de repente, comenzó a escuchar voces en su mente y a tener alucinaciones justo antes de que empezara el acto para despedir al Premio Nobel el martes pasado. Como consecuencia, aseguró, perdió la concentración en el estrado del estadio FNB de Johannesburgo, abarrotado por miles de personas y cientos de líderes mundiales.

“No podía hacer nada. Estaba solo en una situación muy peligrosa. Intenté controlarme y no mostrar al mundo lo que pasaba”, afirmó el intérprete y pidió disculpas a los sordos que confiaban en él para comprender los discursos de personalidades como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro.

“La vida es injusta -lamentó-. Esta enfermedad es injusta. Quien no entienda esta enfermedad pensará que lo estoy inventando”.

Jantjie contó que padece esquizofrenia desde hace años, que toma una medicación para controlarla y que recibe un subsidio estatal por esa enfermedad. Sin embargo, no entiende por qué le agarró el ataque justo el martes pasado, aunque sospecha que fue por la magnitud del evento o la felicidad que sintió por haber sido elegido para participar de la despedida a Mandela, quien murió el pasado jueves a los 95 años.

La empresa para la que trabaja, SA Interpreters, comunicó a Jantjie el pasado lunes, un día antes de la ceremonia religiosa, que estaría a cargo de la traducción en el histórico evento, una responsabilidad que lo enorgulleció. La empresa iba a pagarle 850 rands (unos 82 dólares) por esa jornada de trabajo.

Según el diario sudafricano, el Gobierno se puso en contacto con Jantjie a fin de preguntarle quién lo recomendó para ese cometido e investigar el asunto.

La Federación de Sordos de Sudáfrica denunció ayer que el intérprete era “falso”, que las señas que utilizó no tenían sentido alguno y que tampoco empleó ningún gesto facial, técnica que usan los intérpretes para transmitir las emociones.

“Fue un fraude total y absoluto”, aseguró la directora de la Escuela de Educación del Lenguaje de signos de Ciudad del Cabo, Cara Loening, en declaraciones a la agencia de noticias sudafricana Sapa.

“Sus movimientos no tenían nada que ver con el lenguaje de signos, sólo estaba agitando sus manos”, agregó Loening, quien considera que fue una “burla” hacia la memoria de Mandela y para todos los que asistieron y vieron el acto a través de televisión.

El director de la principal asociación de sordos sudafricanos Deaf SA, Bruno Druchen, explicó a la cadena de televisión eNCA, que el partido gobernante, el ANC, contaba con un informe en contra sobre este supuesto intérprete, cuyas mediocres prestaciones ya habían sido señaladas.

La alarma saltó durante el propio oficio religioso, cuando comenzaron a publicarse mensajes al respecto en las redes sociales. “Por favor, ¿puede alguien pedir al intérprete que abandone el escenario? Es vergonzoso”, decía uno de ellos.

 

 

Fuente: La Nación

[comentarios]

Últimas noticias