Lo reveló un estudio de la Universidad de Texas. Dice que el alto riesgo de mortalidad era dos veces superior en las personas que jamás consumen bebidas alcohólicas.

 

El consumo moderado de alcohol está asociado a una menor tasa de mortalidad. A esa conclusión llegó un equipo de investigadores de la Universidad de Texas que examinó datos sobre la mortalidad de los últimos 20 años y observaron un vínculo entre el consumo de alcohol y la mortalidad a una edad avanzada en 1.824 adultos.

El grupo de científicos estuvo encabezado por psicológo Chalres Holahan y fue divulgado hoy por el periódico “The Independent”, citando como fuente a la revista “Alcoholism: Clinical And Experimental Research”.

Holahan encontró que el alto riesgo de mortalidad era más de dos veces superior en los abstemios, y que los grandes bebedores tenían un 70 porciento alto riesgo y los bebedores moderados un 23 por ciento.

Por supuesto, un estudio como este siempre debe tener en cuenta otros factores de la vida de las personas analizadas. Aun así, el equipo de Holahan confía en que estos factores se han mitigado lo máximo posible, y afirma que los datos muestran diferencias suficientemente significativas entre los grupos que confirman su conclusión.

 

Fuente: La Capital