Thamsanqa Jantjie, que estuvo parado junto a líderes mundiales como Barack Obama mientras hacía señas inventadas, ingresó al hospital para tratar su esquizofrenia.

 

 

 

 

El intérprete de lenguaje de señas que tradujo con gestos inventados las intervenciones de los jefes de Estado durante el servicio religioso de Nelson Mandela, y que luego alegó esquizofrenia, está internado en un hospital psiquiátrico, informó hoy el diario sudafricano The Star.

Thamsanqa Jantjie, de 34 años, fue ingresado el pasado martes en el hospital de Krugersdorp -35 kilómetros al noroeste de Johannesburgo-, al que acudió acompañado de su mujer para someterse a una prueba.

“Los últimos días han sido duros. Le hemos estado apoyando, porque podría haber tenido una recaída”, dijo Siziwe Jantjie, esposa del supuesto intérprete.

El 12 de diciembre, dos días después de que desconcertara al mundo en plena traducción con sus gestos incoherentes en el oficio religioso por Mandela, Thamsanga Jantjie aseguró que había sufrido un episodio esquizofrénico que lo distrajo en el acto.

Jantjie indicó que, de repente, empezó a escuchar voces en su mente y a tener alucinaciones, lo que le hizo perder la concentración el pasado 10 de diciembre en el estrado del estadio FNB de Johannesburgo, cuando estaba a cargo de traducir a lenguaje de señas las intervenciones de mandatarios como Barack Obama y Dilma Rousseff.

“Vi ángeles cayendo sobre el estadio. Oía voces, y perdí la concentración”, declaró.

Según The Star, Jantjie debía haber acudido al hospital de Sterkfontein -cerca de Krugersdorp- para pasar un control relacionado con sus problemas de esquizofrenia, pero aplazó la visita para ejercer de intérprete en el evento del estadio conocido como Soccer City.

El escándalo en torno a Jantjie se hizo todavía más grande el pasado 13 de diciembre, al revelarse que fue acusado en el pasado de asesinato, violación, robos, secuestro y asaltos a domicilios.

Muchos de los cargos a los que se enfrenta fueron retirados tras alegar que sus problemas mentales le impedían ser juzgado.

El Gobierno sudafricano pidió disculpas a la comunidad de sordos del país -que consideró que era un intérprete “falso”- por la actuación de Jantjie durante el servicio religioso por Mandela, quien falleció el pasado 5 de diciembre en su casa de Johannesburgo.

 

 

 

 

Fuente: La Nación