El 7º Distrito Santa Fe de la Dirección Nacional de Vialidad días atrás dejó completamente habilitado el nuevo puente de la Ruta Nacional Nº 11 sobre el arroyo Colastiné, ubicado entre Coronda y Arocena.

 

 

El viaducto, que representó una inversión del Estado Nacional de siete millones y medio de pesos, forma parte de un proceso de readecuación de los puentes del tramo San Lorenzo-Sauce Viejo de la mencionada vía de comunicación, donde ya se han finalizados los puentes del Primer y Segundo Coronda, mientras se trabaja en el Tercer Coronda y en el Canal Serodino. Asimismo, se planifican licitaciones para el resto de los pasos sobre los cursos de agua, entre los que se incluyen al arroyo Bragado y Los Padres.

 

En cuanto a la obra habilitada, se trata de un puente que remplaza al anterior, estructura que fue demolida y que significó la construcción de un desvío de variante de paso por el lugar durante los trabajos. El nuevo puente respecta las características de diseño que la Dirección Nacional de Vialidad tiene establecidas, con un modelo patrón en cuanto a dimensiones y particularidades constructivas. La longitud es de 57 metros, con faldones de protección hidráulica en los estribos para evitar erosiones por el caudal del arroyo. Además, se elevó la calzada hasta alcanzar una altura de la estructura para asegurar que el agua del arroyo Colastiné en crecidas extraordinarias pase sin tocar el fondo de vigas.

 

Asimismo, la mejora significativa es sobre el ancho del tablero del puente, con una calzada que se amplió a 8,30 metros, más dos banquinas a cada lado, con barandas metálicas laterales sobre el viaducto y en los accesos. La carpeta de rodamiento se realizó en concreto asfáltico, con un espesor de casi 30 centímetros en los terraplenes de aproximación, y actualmente con demarcación horizontal provisoria y vertical definitiva.