La pareja concretó la primera audiencia de su divorcio, donde firmaron la separación formal. La abogada de la modelo aseguró a que su defendida “está feliz”.

 

 

Después de un mes y medio de escándalos, Wanda Nara y Maxi López volvieron a verse las caras este lunes en los tribunales de San Isidro, por la primera audiencia de su divorcio. Allí, permanecieron durante 6 horas y “firmaron los papeles donde expresaron sus ánimos de separarse” por escrito, según explicó a minutouno.com, la abogada de la modelo, Ana Rosenfeld.

 

“No puedo hablar mucho porque hay un pacto de confidencialidad pero Wanda ya es una mujer libre. Ella se sentía así hace mucho tiempo pero ahora firmaron los papeles donde expresaron sus ánimos de separarse”, explicó Rosenfeld.

 

Luego, Ana dio cuenta del largo proceso que significó llegar a un acuerdo. “Fueron muchas horas, estuvieron desde las 10.30 de la mañana hasta las 16.30 de la tarde pero ahora ella está feliz”, agregó, con un notable tono de alegría por la labor cumplida.

 

 

Cabe recordar que el jugador de Catania dio de baja las tarjetas de crédito, dejó de pagar la medicina Prepaga y gestionó un bozal legal que impide a la mayor de las Nara hablar de él. Sin embargo, la bella mujer está pasando un excelente momento personal ya que después de la audiencia, López se quedará con sus hijos para festejar Navidad, mientras que Wanda viajará a Brasil con su flamante novio, Mauro Icardi.

 

 

Fuente: Minuto Uno