El futbolista del Inter volvió a someterse a las agujas, tiene las facciones de su novia en el brazo.

 
El reencuentro, además del cinquecento, iba a tener más condimentos. Eso se sabía… pero nada estaba dicho. Después de presentarse a la audiencia de divorcio con Maxi López , Wanda Nara –libre de toda culpa– se fue de viaje con su nuevo novio, Mauro Icardi, a Brasil.

El joven del Inter es un enamorado muy pasional, y en una ola de efervescencia volvió a someterse a las agujas. Esta vez fue para completar el tatuaje que se había hecho meses atrás (ese que todos recordamos, por el tamaño de las letras que eligió para escribirse Wanda en el brazo). Ahora, el futbolista de 20 años se grabó para siempre en su piel, la segunda parte de ese trabajo: la cara de su amada.

Como son una pareja muy moderna, todo lo van comunicando por sus cuentas de Twitter. Fue así como Mauro reveló su nueva prueba de amor… y lo hizo acompañado de Wanda en Brasil. Parece que están viviendo una luna de miel soñada, mientras Maxi pasa las Fiestas con sus hijos.

 

Fuente: La Nación