El sindicato de choferes exige un aumento de “dos mil pesos de bolsillo” antes de empezar a negociar las paritarias de 2014. La medida podría arruinar el Año Nuevo a miles de pasajeros.

 

 

 

“A partir de las cero del martes 31 de diciembre convocamos a un paro por 24 horas de micros de larga distancia en reclamo de una recomposición salarial”, anunció hoy el vocero de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Mario Calegari, en diálogo con Radio América. Y aclaró: “Estamos dispuestos a firmar un acuerdo hasta una hora antes de la medida de fuerza, pero depende de la seriedad que le pongan los funcionarios y empresarios”.

 

“Después de negociar, decidimos la medida de fuerza ante la falta de respuesta con el empresariado”, justificó. “Queremos 2.000 pesos de bolsillo para que los trabajadores podamos tener en estos meses una recomposición salarial y después poder negociar las paritarias 2014”, agregó.

 

Por su parte, en una entrevista con DyN, el titular del gremio, Roberto Fernández, dio otro argumento: “La negativa empresaria de otorgar un adelanto a cuenta de paritarias y en el pago de viáticos”.

 

De esta manera, la medida se realizará en víspera del Año Nuevo, poniendo en riesgo la posibilidad de que miles de pasajeros pasen la fiesta con sus familias. La huelga afectaría a terminales de todo el país y se estima que adherirían unos 22 mil choferes.

 

La idea de la UTA es presionar de cara a unas paritarias que se anticipan reñidas, puesto que detrás de las negociaciones están en juego los millonarios subsidios a las empresas de transporte.

 

“Este año nos llevó 9 meses de discusiones para acordar aumento de paritarias y no queremos volver a pasar lo mismo”, señaló Fernández. “Los empresarios, en estos meses, tienen importantes recaudaciones y no pueden decir que estén en problemas”, complementó Calegari, en directa alusión a la cuestión de los subsidios.

 

 

Fuente: Infobae