Especulan con un compromiso y la comparan con Kate Middleton.

 

 

 

Toda novia de un miembro de la realeza que soporta el acoso de los tabloides británicos debe estar preparada para que deformen su nombre. A poco de convertirse en princesa de Gales, Diana se convirtió en “la tímida Di” ( Shy Di ), y Kate Middleton, actual duquesa de Cambridge, fue “la paciente Katie” ( Waity Katie ), debido al largo tiempo por el que fue novia del príncipe Guillermo antes de ser su prometida.

Ahora, Cressida Bonas, la novia de 24 años del príncipe Harry, debe soportar el mismo juego de palabras con su nombre. Luego de que el príncipe pasara dos semanas de expedición en el Polo Sur, el diario Sunday Express ironizaba sobre lo que le esperaba en casa para pasar las Fiestas: “El príncipe Harry es recompensado con la Ardiente Bonas ( Warm Bonas )”, tituló.

El tabloide estaba especulando con la posible presencia de Bonas en el llamado “Boxing Day”, una fiesta de caridad el 26 de diciembre en Sandrigham, tradicional refugio navideño de la familia real. Aunque eso nunca sucedió -Cressida abandonó el país para pasar las Fiestas en el Caribe con su familia-, la expectativa que generó su posible presencia en Sandrigham desató una ola de rumores sobre la inminente propuesta de casamiento que estaría por hacerle Harry. Una redituable línea argumental que les sirve para generar ventas desde hace meses.

“¿Harry hará de Cressida su princesa?”, se preguntaba en agosto el Daily Mail (la respuesta: no en ese momento). En octubre, se informó que el príncipe estaba a punto de proponerle matrimonio bajo la aurora boreal en Islandia (nunca ocurrió), y en noviembre, que Bonas había abandonado su sueño de ser bailarina para casarse con el príncipe (algo que aún está por verse).

La prensa británica, como es su costumbre, ya dio la buena noticia.

Sophia Money-Coutts, editora de noticias de Tatler, una revista de la alta sociedad, dijo que las especulaciones sobre matrimonio se potenciaron tras el reciente compromiso de Guy Pelly, amigo íntimo de Guillermo y Harry, con su novia Lizzy Wilson. Tatler puso en su tapa de octubre a Bonas con el siguiente titular: “Harry ama a Cressy: 20 cosas que hay que saber sobre Cressida Bonas”.

Como era de esperarse, ya surgieron las comparaciones entre Bonas y la duquesa de Cambridge: esta última fue modelada hasta convertirla en una típica consorte real, decorativa y casi muda, mientras que Bonas es “talentosa, creativa y despreocupada”, según Money-Coutts, que agregó que Bonas “es una chica festiva, pero no una desaforada”.

Ingrid Seward, editora de la revista Majesty , indicó que Bonas es muy distinta a la duquesa: “menos convencional”, la describió. Los allegados dicen que más allá de lo que pase con el príncipe, Bonas está decidida a hacer carrera por su cuenta, probablemente como actriz.

Si el estilo de Kate puede ser dscripto como impresionante aunque recatado, el de Bonas es bohemio. En una boda reciente usó una corona de flores con un abrigo negro y un vestido negro de estampados geométricos y calzas negras.

La madre de Bonas es lady Mary-Gaye Curzon, hija de un conde, que alcanzó cierta notoriedad como modelo en la década de 1960, posando en aparente topless y cubierta de aceite. Curzon tuvo tres maridos y Bonas es la menor de sus cinco hijos, cuyo nombre fue tomado de Troilo y Cressida , la obra de Shakespeare. “Proviene de una gran familia por derecho propio, una familia aristocrática”, dijo Money-Coutts. “El esplendor de la familia real no va a pasmarla.”

“A Harry no le gustan las chicas exigentes”, dijo Money-Coutts. “Cresidda es muy relajada”, dijo.

Seward agregó que a Bonas le estaba costando mucho lidiar con la atención de los medios: “No le gusta, porque quiere poder salir a la calle sin maquillaje y esas cosas. Se siente muy limitada. Pero Harry la protege mucho”.

Ed Perkins, vocero real, no dijo si Bonas estaba recibiendo apoyo o consejos. Sin embargo, Seward señaló que en comparación con los tiempos en que Diana era princesa de Gales, “ahora hay más medios, más celulares, más información instantánea”.

“Ahora hay que cuidarse mucho más, ser más reservado”, dijo Seward. “No es divertido. Bonas es perfecta para Harry, pero no le será fácil sacrificar su libertad”, agregó.

 

 

Fuente: La Nación