Los internos se evadieron anoche, entre las 21 y las 22 h. Se encontraban alojados en el pabellón Nº 12. Lograron concretar su cometido a través de un ducto bajo tierra. Las autoridades descubrieron la maniobra cuando se realizó la recorrida nocturna, que incluye el conteo de presos.

 

 

Los reclusos emergieron a pocos metros de un portón que da al sur, fuera del muro del instituto penal N° 1 de la vecina localidad. De ese modo, rápidamente ganaron la calle. Para cumplir con su objetivo, los detenidos se valieron de herramientas importantes cuya procedencia, por estas horas, es objeto de una profunda investigación. Agentes de áreas especializadas, concretan actuaciones tendientes a aclarar cómo salieron de sus celdas, y atravesaron la zona de rejas y el portón que conduce a la vía pública. Hasta el momento no existen datos sobre el paradero de los fugados pero se trabaja arduamente para localizarlos.

 

Una vez difundida la información, el secretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia de Santa Fe, Pablo Cococcioni, afirmó que “es fundamental hallarlos, por lo que estamos aportando datos a la policía”. Además reconoció que, “ahora que pasó el momento de conmoción, se debe observar un poco cómo estamos trabajando para evaluar la posibilidad de modificar algunos protocolos” y evitar situaciones como la detectada ayer.